Prevenir y solucionar la disfunción eréctil en mayores de 60 años

disfunción-eréctil-a-los-60-años-de-edad

En el último siglo, la esperanza de vida se ha visto aumentada hasta duplicarse, es decir, hace 100 años, la gente vivía hasta los 40 años mientras que ahora viven alrededor de 80 años. En perspectiva, por aquel entonces, la disfunción eréctil en la tercera edad no era un problema, la cuestión principal era en realidad llegar vivo y con salud a los 50.

Ahora los tiempos han cambiado y a un hombre con 60 años aún le quedan unos veinte más para disfrutar de la vida. Trabajo, deporte, ocio, amigos, pareja… las perspectivas de la tercera edad hoy son bien diferentes: los hombres alargan ese espíritu joven que caracteriza a edades más tempranas.

La buena noticia es que el avance de la medicina no solo ha traído un aumento en la esperanza de vida, también hemos aprendido a tratar la disfunción eréctil y a devolver el rendimiento sexual a los hombres sin importar que tengan 20, 50 o 60 años.

Sabemos que en muchos casos, la disfunción eréctil puede ser desencadenada por enfermedades vasculares, metabólicas o endocrinológicas. Y que la aparición de ciertas condiciones aumenta la probabilidad de tener problemas de erección.

Sin embargo, después de los 60 años, la tasa de disfunción eréctil aumenta con la edad independientemente de las comorbilidades, como la enfermedad arterial coronaria, la diabetes y la hipertensión.

La buena noticia es que el avance de la medicina no solo ha traído un aumento en la esperanza de vida, también hemos aprendido a tratar la disfunción eréctil y a devolver el rendimiento sexual a los hombres sin importar que tengan 20, 50 o 60 años.

¿Se puede solucionar la disfunción eréctil en mayores de 60 años? Si, por supuesto.

La disfunción eréctil pasando los 60 años es normal y de hecho algo muy probable. Según los estudios, a partir de esta edad, del 35 al 50% de los hombres presentaran algún tipo de disfunción eréctil.

La pregunta pertinente sería: ¿Es posible que se pueda recuperar la función eréctil en este punto de la vida? La respuesta es un rotundo sí. Actualmente la Uro-andrología cuenta con una escalera de opciones terapéuticas de última generación, y los avances siguen apareciendo constantemente.

En el primer escalón de tratamiento se encontrará la opción más conservadora y si es necesario habrá que ir subiendo hasta llegar al último peldaño con la opción más invasiva, como lo es la cirugía.

gráfica de la epidemiologia de la disfunción eréctil
Incidencia de la disfunción eréctil por edades

Primer escalón: Modificaciones del estilo de vida

Los pacientes suelen desestimar que el cambio de algunos hábitos poco saludables puede incidir positivamente en el rendimiento sexual, ya sea la libido, la erección o la eyaculación. Resaltamos un reciente artículo de revisión (al cual puedes acceder en este link), que consigue demostrar de forma inequívoca con datos esta afirmación:

La reducción de peso en varones con altos índices de masa corporal y el aumento de la actividad física en varones sedentarios, permite recobrar una función sexual normal

Segundo escalón: medicamentos orales

El tratamiento oral ha sido por muchos años y sigue siendo, la opción terapéutica de primera elección en DE. En esencia se trata de inhibidores de la enzima fosfodiesterasa 5, que actúan aumentando la disponibilidad del óxido nítrico y potenciando su poder vasodilatador, lo que permite lograr y mantener una erección rígida.

Tercer escalón: Fármacos de administración local

El principio activo en este escalón es el alprostadilo, se trata de una prostaglandina sintética que se administra directamente en el pene 15 minutos antes de la relación sexual, obteniendo una erección prácticamente inmediata sin necesidad de estimulación sexual. Los formatos de aplicación pueden ser:

Play Video

Cuarto escalón: Prótesis de pene

Al ser el último escalón, significa que estamos hablando de la cirugía. Consiste en implantar quirúrgicamente una prótesis dentro de los cuerpos cavernosos, que el paciente puede manipular manualmente para activarla y desactivarla cuando lo necesite.

Causas: ¿Por qué se tienen problemas de erección a los 60 años?

Es esperable que con el paso de los años la función eréctil vaya desmejorando, pero en realidad hay una serie de componentes orgánicos y psicológicos que pueden ir acelerando o adelantando los problemas de erección en los hombres.

En la sexta década, los grandes responsables de causar disfunción eréctil son las afecciones metabólicas como la diabetes y vasculares como la aterosclerosis. No obstante, otras causas que no podemos pasar por alto son los efectos secundarios de medicamentos, el déficit de testosterona y la enfermedad de Peyronie.

¿Cómo saber diferenciar entre un caso “médico” de disfunción eréctil y una impotencia sexual temporal que puede deberse a factores pasajeros? Con este sencillo test puede salir de dudas (son solo 5 preguntas).

Diabetes a los 60: una causa tratable

Los estudios dicen, que luego del diagnóstico de diabetes mellitus, las complicaciones neurológicas y microvasculares pueden causar disfunción eréctil en un plazo de 10 a 15 años.

Según un reciente estudio en el que se incluyeron casi 30.000 individuos, la edad promedio en la que se diagnóstica la diabetes es a los 47 años. Considerando esto, son muy altas las probabilidades de que un diabético mayor de sesenta años tenga disfunción eréctil.

De hecho, algunos estudios sugieren que hasta el 75% de los diabéticos mayores de 60 años tienen algún grado de disfunción eréctil. Aunque si bien la prevención de la DE en personas con diabetes es un poco compleja, la cura es totalmente posible.

¿Cómo la diabetes perjudica la función eréctil?: complicaciones neurológicas y microvasculares

Elevados niveles de glicemia sostenidos de forma crónica, comienzan a dañar a las arterias, haciéndolas más rígidas y obstruyendo el flujo de la sangre. De la misma forma se comienzan a dañar los nervios, dificultando el desplazamiento de los impulsos nerviosos.

Estos dos fenómenos son grandes enemigos de la erección, por un lado, unas arterias dañadas impiden que los cuerpos cavernosos se llenen de sangre adecuadamente, mientras que por otro lado, la afectación nerviosa cercena los estímulos sexuales.

En principio, un buen control metabólico y el mantenimiento de la glicemia en valores normales, podrá retrasar y disminuir el daño en gran medida. Pese a esto, una vez hecho el daño, no se puede revertir la destrucción del tejido vascular y nervioso, aunque sí se puede recuperar la función eréctil.

¿Estás buscando precios del tratamiento para la disfunción eréctil?

Utilice nuestro asistente virtual y consulte todo lo relacionado con los tratamientos que le interesan. Presupuestos, tiempos de recuperación, hospitalización, posibilidades de financiación mes a mes, etc. En apenas unos minutos y sin compromiso alguno.

NOTA: Desactive el bloqueador de anuncios para andromedi.com si no visualiza correctamente el asistente.

Al hacer click en "comenzar" usted declara haber leído y aceptado la política de privacidad. El responsable de los datos que introduzcas es la Clínica Andromedi, sin cederlo nunca a terceros. El envío de comunicación privada, así como de newsletters es la finalidad de su almacenamiento en la base de datos de andromedi.com (UE). En cualquier momento puede limitar, recuperar y borrar su información aquí.

Tratamientos para la DE causada por diabetes: Prótesis de pene, la mejor opción

Aunque como en todo paciente con DE, se inicia el tratamiento con el primer escalón, es decir, inhibidores de fosfodiesterasa 5. Los hombres diabéticos tienden a necesitar alternativas distintas, ya que el mecanismo de acción de estos fármacos no son tan compatibles con los daños microvasculares de la diabetes.

El siguiente escalón es el de las inyecciones. Pero aunque esté indicada, no todos los pacientes aprueban este tratamiento. Según un estudio realizado en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid no está claro el porcentaje de pacientes que se someten a esta opción:

Queda por dilucidar, sin embargo, qué porcentaje de pacientes va a aceptar el planteamiento teórico de la autoinyección, dado el rechazo que muchas personas suelen mostrar hacia la manipulación de agujas, inyecciones, etc.

Por lo general los pacientes diabéticos consiguen mayor satisfacción con las prótesis de pene, específicamente las prótesis hidráulicas de tres componentes. Distintos estudios han catalogado este tipo de prótesis como la más fisiológica, logrando una erección muy similar a una natural.

La prótesis hidráulica de tres componentes consiste en los cilindros que van dentro de los cuerpos cavernosos, un reservorio intraabdominal que contiene la solución salina con la que se van a llenar los cilindros y una bomba alojada en el escroto para que el paciente bombee la solución del depósito hasta los cilindros.

Una vez que se activa la prótesis, la erección se puede mantener por el tiempo que el paciente desee, incluso después de conseguir el orgasmo y eyacular. Todo esto sin afectar la sensación del pene, permitiendo el mismo nivel de placer (para el paciente y la pareja) que con una erección natural.

Aterosclerosis: arterias obstruidas y flujo sanguíneo disminuido

La aterosclerosis es una condición del sistema circulatorio que no solo es una de las principales causas de DE en mayores de 50 años, si no que representa un importante factor de riesgo cardiovascular, pudiendo originar accidentes cerebrovasculares e infartos.

La aterosclerosis es la acumulación progresiva de placas en las paredes de las arterias, así como el endurecimiento y rigidez de las mismas, causando un importante estrechamiento de la luz del vaso y por consiguiente, disminución del riego sanguíneo en las áreas afectadas.

Así como puede afectar las arterias del pene, también puede instalarse en otras arterias muy importantes:

A pesar de esto, las arterias de los penes, al ser de menor calibre, son las primeras en estrecharse y dar síntomas, es decir, problemas de erección. Por esta razón, la DE se considera como un signo de alarma de enfermedad cardiovascular.

De hecho, según una investigación publicada en la revista de la Sociedad Española de la arteriosclerosis:

La enfermedad ateroesclerótica es causa del 40% de los casos de trastornos eréctiles en hombres mayores de 50 años.

Tratamiento de la DE de causas vasculares: ondas de choque

Al igual que en todos los casos de disfunción eréctil, el tratamiento tiene que ser escalonado. No obstante, los hombres que tienen problemas de erección por alguna disfunción arterial, tienen una alternativa casi exclusiva: terapia de ondas de choque de baja intensidad.

Distintos ensayos clínicos controlados y aleatorizados han demostrado que las ondas de choque son capaces de mejorar la función eréctil en pacientes adecuadamente seleccionados (solo funciona cuando el origen del problema está en las arterias).

El mecanismo por el cual las ondas de choque logran mejorar la función eréctil se basa en los siguientes principios:

  1. Promover el crecimiento, migración y división de células madre que pueden reparar los tejidos.
  2. Aumenta la síntesis de factores de crecimiento para nuevos capilares como el VEGF.
  3. Ayudar en la renovación de la capa de endotelio capilar.
Play Video

Enfermedad de Peyronie: causa adquirida de curvatura de pene y de problemas de erección

La enfermedad de Peyronie, también conocida como fibromatosis peneana, se manifiesta con la aparición de nódulos fibrosos en la túnica albugínea del pene, disminuyendo su elasticidad y causando una incurvación y acortamiento del pene erecto.

En la enfermedad de Peyronie encontramos una elevada prevalencia de problemas de erección. La mayoría de los pacientes sufren en mayor o menor grado una erección debilitada.

Numerosos estudios, incluido uno publicado recientemente por la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM), calculan una importante relación entre EP y DE. Y cuando intentamos objetivarlo en métodos diagnósticos en nuestros centros Andromedi de Madrid, Sevilla y Tenerife, hemos encontrado que hasta en el 85% de los casos se asocia una alteración eréctil.

Es consenso en la comunidad uro-andrológica que el implante de una prótesis de pene es la mejor opción terapéutica cuando la enfermedad de La Peyronie se asocia a una erección débil a pesar del uso de fármacos orales o de administración local.

Play Video

Próstata y disfunción eréctil: crecimiento y cirugía prostática

Cáncer de próstata y cirugía prostática

Durante la cirugía del cáncer de próstata se pueden cortar algunos de los nervios o arterias necesarios para la erección. Entre los hombres que se someten a una extirpación de la glándula prostática, solo entre un 25 y 80% pueden recuperar su capacidad de erección.

La radioterapia para el cáncer de próstata también puede dañar los tejidos eréctiles. Tanto la radiación externa como las semillas emisoras de radiación implantadas en la próstata provocan DE en aproximadamente la mitad de los hombres que reciben estas terapias.

La disfunción eréctil es a veces un efecto secundario de algunos medicamentos de terapia hormonal recetados a hombres con cáncer de próstata con metástasis. Incluso el propio cáncer de próstata, en sus fases avanzadas, puede extenderse a los nervios y arterias necesarios para la erección.

Hiperplasia prostática benigna (HPB): Crecimiento benigno de la próstata

La HPB puede causar disfunción eréctil y problemas de eyaculación. Y aunque la HBP no cause por sí misma estos problemas, algunos de los fármacos utilizados para su tratamiento pueden hacerlo. Por ejemplo, la finasterida.

La resección transuretral de la próstata, una técnica quirúrgica que se utiliza a menudo cuando falla la medicación, también provoca disfunción eréctil en un pequeño porcentaje de hombres.

Anatomía de la próstata y cáncer

Anatomía general de la próstata

Causas hormonales y psicológicas: el déficit de testosterona y la mente

En el ser humano, la respuesta sexual tiene cuatro fases, todas ellas descritas por los populares sexólogos de los años 60, Master y Johnson:

  1. Excitación: Se acelera la frecuencia cardiaca y se consigue la erección.
  2. Meseta: Intensificación de los estímulos físicos durante la penetración.
  3. Orgasmo: Se alcanza el clímax.
  4. Resolución: El cuerpo vuelve al estado basal.

A partir de los sesenta años, el fallo tiende a localizarse en la primera fase, la excitación. La excitación no es más que la manifestación física del cuerpo humano como respuesta al deseo y a la estimulación.

Para que el hombre pueda excitarse tiene que tener deseo sexual o como se conoce formalmente: libido. La libido está influida por factores biológicos, psicológicos y sociales.

Para hacer la distinción y determinar si el problema es de índole endocrina o psicológica, es fundamental la evaluación de un andrólogo o un urólogo. A través de una entrevista detallada y un examen físico, el diagnóstico podrá ir encaminándose.

Finalmente, es posible que sea necesario realizar algunas analíticas para evaluar los niveles de testosterona en sangre, así como alguna otra prueba especial que el especialista considere pertinente.

andromedi_produccion_de_testosterona_en_el_hombre_01

Producción de testosterona en el hombre

Terapia hormonal: la forma de tratar la testosterona baja

En hombres que desarrollan andropausia y que padecen un déficit de testosterona, la terapia hormonal ha sido útil y sorprendentemente segura para mejorar los niveles de testosterona y la libido.

La terapia hormonal es muy variada. Van desde píldoras diarias con concentraciones variables de testosterona hasta parches dérmicos, geles y cremas para ser aplicados en la región genital.

En muchos casos, el urólogo puede indicar una medicación combinada que incluya inhibidores de la fosfodiesterasa 5 en conjunto con el tratamiento hormonal sustitutivo, mejorando de forma sinérgica el deseo sexual y el rendimiento de las erecciones.

andromedi_evolucion_testosterona_01
Diagrama de evolución de la testosterona

Psicoterapia y terapia sexual

Cuando se determina que el origen del problema es psicológico, se le pide al paciente o a la pareja reciban psicoterapia o sesiones de terapia sexual en conjunto y de forma individual para dilucidar las posibles causas y la mejor forma de afrontarlas.

En todos los casos, siempre se recomienda cultivar la comunicación con la pareja, compartir los problemas hace que el proceso de recuperación de la erección sea más llevadero y menos frustrante.

Las terapias sexuales consisten en indicar lecturas de material erótico y promover diálogos de pareja que pueden incrementar el deseo sexual. También se recomiendan ejercicios de meditación y técnicas o posiciones sexuales nuevas, la idea es hacer más interesante el momento de la intimidad de pareja.

Referencias médicas y Bibliografía
BLOG ANDROMEDI

Otros artículos que te pueden interesar

Autor

Dr. Natalio Cruz


El Dr. Natalio Cruz (Nº de colegiado: 414110833), con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla, Madrid y Canarias.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al hacer click en “comenzar” usted declara haber leído y aceptado nuestras políticas de privacidad. El responsable de los datos que introduzcas es la Clínica Andromedi, sin cederlo nunca a terceros. El envío de comunicación privada, así como de newsletters es la finalidad de su almacenamiento en la base de datos de andromedi.com (UE). En cualquier momento puede limitar, recuperar y borrar su información, entérese cómo aquí.