Disfunción eréctil o impotencia sexual Problemas de orgasmo y deseo

Problemas de erección y deseo sexual relacionados con el consumo de pornografía

Pornografía como adicción

Como cualquier otra adicción, la pornografía puede llegar a exceder límites saludables en la conducta humana, pudiendo afectar gravemente la percepción y la estabilidad emocional de la persona que lo consume.

Según estadísticas aportadas por el popular sitio web de contenido para adultos PornHub, el tráfico de visitas no sólo excede los miles de millones de visitas al año sino que además, este aumenta con el paso del tiempo.

Entre los países que más entradas tienen al portal web por año están Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Sólo en Europa, después del Reino Unido, encontramos a Francia, Alemania e Italia. España, aún con una población menor, ostenta el 13° puesto a nivel mundial en cuanto tráfico.

Estas cifras en continuo incremento han acelerado las consultas médicas y psicológicas en nuestra consulta de Sevilla. Hoy por hoy, podemos afirmar que el consumo exagerado de la pornografía hace necesaria un debate social, y una concienciación de este problema por parte de todos los actores implicados. Y por supuesto no se trata de regular o prohibir, sino de educar.

¿Está buscando precios o información?

Utilice nuestro asistente virtual y reciba en su e-mail todo lo relacionado con los tratamientos que le interesan. Presupuestos, tiempos de recuperación, hospitalización, posibilidades de financiación mes a mes, etc.

En apenas unos minutos y sin compromiso alguno.

En cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos le informamos que los datos por Vd. proporcionados serán objeto de tratamiento por parte de Andromedi con la finalidad de prestarle el servicio solicitado y/o contratado. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Para más información puede consultarla pinchando aquí.

Diferencias entre el uso y el abuso de cualquier hábito: la adicción

Uso y abuso, son aspectos muy distintos. Pensemos en el hecho de “ver series”. Probablemente, seas un aficionado al cine y puedas, incluso, pasar unas tres horas un Viernes viendo Juego de Tronos o Stranger Things sin ningún problema. Si repentinamente, aumentaras ese tiempo a cuatro o cinco horas diarias, durante todos los días del mes, durante 2 años, tendrías un problema grave (y extraño, porqué no decirlo) de obsesión o adicción: dejarías de ir a trabajar o estudiar, disminuirías el tiempo que pasas con tu familia o amigos, no hablarías de otra cosa con ellos, comerías mal, no tendrías tiempo para ejercitarte y quizás, al cabo de unos meses, hasta enfermes física o mentalmente.

Pasa igual con el consumo desmedido de pornografía pero con una diferencia clave: este tipo de material digital es capaz de activar el circuito de recompensa del cerebro, el mismo que se encarga de las emociones, la motivación para alcanzar objetivos y la toma de decisiones subconsciente.

El placer que se genera tras una sesión de pornografía puede hacer que el circuito de recompensa libere un neurotransmisor llamado dopamina y a largo plazo, se haga dependiente de una actividad sexual ficticia que conllevará tiempo y esfuerzo naturalizar.

Al estar este circuito “ocupado” en ver pornografía, habrá un desequilibrio de estas funciones cerebrales y por ende, problemas emocionales y físicos el resto del tiempo, pero sobre todo cuando llegue el momento de practicar sexo con alguna pareja.

La falta de educación sexual expone a los más jóvenes a riesgos importantes

Los jóvenes son el grupo de edad más afectado por el consumo de pornografía, dejando secuelas que pueden observarse inclusive, en la edad adulta.

El acceso a la pornografía hoy día es mucho más libre que hace unos años atrás; los dispositivos móviles como smartphones o tablets han permitido que este tipo de material pueda ser visto y difundido masivamente, especialmente entre la población joven.

Sumado a esto, la deficiente educación sexual por parte de padres y maestros que reciben los jóvenes y la falta de orientación en el adecuado manejo del tiempo libre, los hacen más vulnerables ante estas prácticas y sus efectos negativos. La sociedad no provee de contra-ejemplos, y este es el gran problema: el único módelo es xvideos.com

Play Video

Estereotipos y clichés potencialmente dañinos en la pornografía

El cine para adultos es una industria que cada año aumenta sus ganancias y compite con la industria cinematográfica de Hollywood.

Muchos aficionados a la pornografía piensan que la misma corresponde a escenas reales, encuentros reales y personajes reales, sin entender que existe todo un equipo de personas, profesionales en crearlas.

Se crean estereotipos muy alejados de la realidad que confunden y tienen a formar una matriz de opinión que engaña y distorsiona la realidad de la mayoría de las relaciones humanas y sus encuentros sexuales.

Sobre el tamaño del pene de los hombres reales y los modelos erróneos de la ficción

Una de las particularidades, propias de la pornografía, es el curioso tamaño de los miembros masculinos que salen en escenas cargadas de pasión y desenfreno. Esto hace pensar que “para conseguir tener una pareja sexual y, satisfacerla” es necesario un pene grande (¿enorme?), aumentando significativamente los problemas emocionales asociados a las dimensiones del mismo.

Los actores de películas pornográficas son precisamente eso, actores. Especialistas. Personas especiales por sus cualidades. Con el paso de los años los penes de tamaño XXL se han ido afianzando en las producciones eróticas debido a la mayor facilidad para ser recogidas en diferentes ángulos o tiros de cámara.

Sabiendo esto ¿Acaso alguien se deprimiría por no ser capaz de correr a la misma velocidad que Usain Bolt, el recordman mundial de 100 metros lisos? Probablemente no, nadie en su sano juicio pretendería igualarlo. Sin embargo, muchos jóvenes con 14 años no entienden la diferencia entre su pene y el de estos especialistas y se sienten abrumados, tristes, estropeados, menos válidos, y por tanto menos hombres.

Este factor hace que cada año, miles de hombres alrededor del mundo, caigan en la desesperación de encontrar soluciones que, en mucho de los casos, pueden dejar secuelas negativas a mediano y largo plazo como es el caso de los siempre peligrosos ejercicios de jelquing.

La realidad es muy diferente, la media aritmética de la longitud del miembro, entre los hombres europeos va de los 13 a 16 centímetros con un diámetro promedio de 4 centímetros.

Ver artículo sobre el tamaño medio del pene.

Un pene un poco más o un poco menos grande, no tiene nada de malo. Se ha de comunicar a los jóvenes que son relativamente infrecuentes los casos en que el tamaño del pene es un problema a la hora de tener un buen desempeño sexual.

La apariencia física de las mujeres en el porno VS la apariencia de las mujeres reales

Dentro del imaginario de la pornografía se suele concebir una idea errónea del cuerpo femenino: mujeres delgadas, con rostros atractivos, grandes pechos y traseros imposibles moldeados por la cirugía. Esto por supuesto se propone en busca de aumentar el interés sexual hacia el producto final (algo que también sucede con las propias mujeres que, cada vez más, consumen este tipo de material para adultos).

Es sano y necesario entender el hecho de que, en la realidad, las imperfecciones son un elemento natural y normal dentro de la apariencia física de las mujeres. Para nada estos contextos de perfección extrema de cuerpos moldeados por el bisturí, que se presentan en el porno, corresponden a la totalidad de las mujeres.

Al igual que los hombres, miles de mujeres usuarias de la pornografía, son víctimas de desequilibrios emocionales a causa de los falsos estereotipos de belleza femenina impuestos por este tipo de cine. Algo que se hace muy palpable y evidente en el ascenso vertiginoso de las labioplastias de vulva en menores de edad. Diferentes estereotipos, mismos resultados. La falta de contra-ejemplo lleva a cada vez más mujeres a perfeccionar sus cuerpos con múltiples métodos, ya que se sienten incompletas o directamente poco deseables.

Las relaciones sexuales en el porno versus las relaciones sexuales en la vida real

Como es bien sabido, dentro de la pornografía, los contextos sexuales son tan variados como sugerentes. Desde escenas de sexo en habitaciones de hotel, hasta sexo en hospitales, ascensores o al aire libre.

Los encuentros sexuales en la realidad no suelen ser tan diferentes, hay bastante más cama y mesillas de noche con despertadores y libros. En el porno son mucho más variados y esto es algo positivo, puesto que pueden, de cierta forma, aumentar la creatividad para muchas parejas.

Los actores (y actrices) en la pornografía son expertos en recrear y en cierta forma, fingir, escenas casi perfectas. Entender esto es clave a la hora de mantener un equilibrio entre la realidad del sexo entre parejas y las expectativas creadas a partir de este cine.

Todas estas distorsiones cognitivas relacionadas con falsas expectativas acerca del sexo afectan especialmente a los consumidores más jóvenes de la pornografía.

La erección y el deseo masculino pueden verse afectados por el abuso de pornografía

La adicción a la pornografía tiene en muchos casos una consecuencia especialmente negativa para los hombres: problemas en la erección y disminución del deseo sexual con mujeres reales.

Esto sucede debido a que el consumo excesivo de pornografía es capaz de hacer que los circuitos cerebrales encargados de mantener un deseo sexual sano, se sobrecarguen con contenido sexual ficticio, dejando a un lado la necesidad de entablar relaciones interpersonales saludables que permitan hallar posibles parejas sentimentales.

La pornografía puede originar un estado de dependencia tan grande que, al momento de un acto sexual natural, algunos hombres, para conseguir un estado de erección óptimo y mantenerlo, necesite de estimulación visual adicional (proporcionada por el material pornográfico), prescindiendo así, de su pareja sexual real. Y esto no es a la larga muy equilibrado. Los problemas llegan, en forma de ansiedad y frustración.

Problemas de erección y deseo relacionados con el consumo inadecuado de pornografía

Los problemas ocasionados por un inadecuado empleo de la pornografía para conseguir estados de excitación sexual (que podrían generarse normalmente sin necesidad de este contenido audiovisual) son tan variados como perjudiciales, y van desde afectaciones físicas hasta desequilibrios psicológicos y cognitivos.

Problemas físicos

Los problemas de salud física ocasionados por el empleo exagerado de material pornográfico suelen deberse a la práctica inadecuada y frecuente de la masturbación.

La masturbación (masculina o femenina) es un hábito sexual que empieza a aparecer durante la adolescencia y suele extenderse hasta la edad adulta. Esta actividad como tal, no representa un factor negativo y puede considerarse incluso como sana, no obstante, la falta de educación sexual sumada al deficiente uso del tiempo libre ocasionalmente hace que se convierta en una adicción (en la cual, la pornografía tendría un alto impacto).

Masturbarse en exceso puede lesionar los genitales externos: deformándolos, causando irritaciones o inflamándolos. Pudiendo traer consecuencias negativas a largo plazo incluso en la autoestima y la imagen de uno mismo a la hora de tener relaciones sexuales con una pareja.

Problemas psicológicos

Como hemos podido exponer en este artículo, la pornografía es la causa directa o indirecta de miles de casos de desequilibrios emocionales y conductuales que llegan a los consultorios psicológicos y psiquiátricos cada año.

La creación de falsas expectativas relacionadas con la sexualidad humana hace que los fracasos en las relaciones sexuales naturales (llámese relación sexual natural a la unión física de dos individuos, en un momento íntimo y consentido) sean frecuentes y causen, en el peor de los casos, rupturas sentimentales. Muchos hombres acuden a nuestra consulta de Sevilla comentando que sólo consiguen una erección estando sólos y en Internet.

Ansiedad, preocupación, expectativas y frustración: conducta sexual compulsiva y desordenada

Problemas de ansiedad y desesperación por falta (o deficiencia) de relaciones sexuales satisfactorias originadas en decepciones por el consumo de pornografía en exceso, pueden llevar a que muchas personas adopten conductas sexuales obsesivas y extremas (las parafilias) a los ojos de otras personas.

La promiscuidad suele ser un elemento frecuente en adictos a la pornografía, debido a que los mismos buscan recrear a nivel personal, esas “historias de sexo desenfrenado y sin control” que se muestran en dicho material. La promiscuidad no es mala siempre que se sea consciente de uno mismo, pero se ha de tener en cualquier caso en cuenta que es una práctica sexual que lleva consigo consecuencias potencialmente peligrosas como embarazos no planificados o el hecho de adquirir enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Una frustrante vida sexual puede desencadenar a futuro, problemas de depresión crónicos, de relaciones humanas e interpersonales y de desempeño laboral o académico.

La corriente "NO-FAP", una respuesta de Internet ante la adicción a la pornografía

El movimiento NO-FAP nació en los Estados Unidos durante los años 90, como una forma de concientización social sobre los problemas psicológicos, físicos e interpersonales que pueden generarse a partir de la práctica indiscriminada de la masturbación, sobre todo asociada al consumo de pornografía.

Puede sonar algo religioso o moralista, pero en realidad esos sistemas de creencias no están en el centro del escenario: el NO-FAP promueve los valores del respeto al propio cuerpo y se opone al consumo de pornografía y otras actividades sexuales relacionadas (como las relaciones sexuales promiscuas o el “sexo sin protección”) y como alternativa a ello, propone la buena utilización del tiempo libre en prácticas positivas como el deporte, el estudio o el cultivo de amistades sólidas y saludables, especialmente en la población joven.

¿En que se basan los "fapstronautas" para decir "no" a la masturbación?

Los fapstronautas o fappers (como también son llamados) sostienen que la masturbación y la pornografía incitan a la adopción de hábitos sexuales poco sanos en los jóvenes y consume valioso tiempo que podría ser invertido en actividades positivas para su crecimiento físico y mental.

Además de esto, los fapstronautas no solo exponen con bases científicas comprobadas que la masturbación no es necesaria para alcanzar una adecuada madurez sexual sino también que podría afectarla en gran medida.

¿Existen bases científicas sólidas que avalen estas afirmaciones?

Algunas afirmaciones no, como por ejemplo la de que se segrega más testosterona si vetas la masturbación, siendo más atractivos para los demás…pero otras afirmaciones si: diversas organizaciones académicas y de investigación de muchos países, han llevado a cabo estudios sobre el impacto que tiene la práctica de la masturbación en las personas, encontrando que la misma puede afectar el desarrollo psicológico y las relaciones que se entablan con sus pares.

Nuestro consejo: mejor alcanzar el equilibrio acudiendo a un especialista en psicología sexual

Los problemas asociados al consumo desproporcionado de la pornografía si tienen solución, todo esto en la medida del grado de adicción a la misma. Muchos especialistas en psicología sexual y comportamiento humano concuerdan que la adicción a la pornografía puede ser canalizada hacia un estado óptimo por medio de la implementación de psicoterapia, hábitos de vida saludables y el fortalecimiento de la seguridad en sí mismo.

Si sientes que tienes problemas de dependencia a la pornografía, no temas en buscar ayuda profesional, familiar...o en amigos, maestros o cualquier otra persona en la que confíes.

Existen páginas enteras de Internet (como YourBrainOnPorn) que están especializadas en proporcionar información importante sobre este tipo de adicción: datos de interés, estudios científicos realizados y formas de encontrar ayuda profesional.

Reserve su cita en nuestro centro pinchando aquí

Referencias médicas y bibliografía

BLOG ANDROMEDI

Otros artículos que te pueden interesar

Dr. Natalio Cruz

Autor

Dr. Natalio Cruz


El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(4) Comentarios en Problemas de erección y deseo sexual relacionados con el consumo de pornografía

  1. Avatar
    Antonio
    19 junio 2020 Responder

    Hola tengo 17 años, normalmente me masturbaba por aburrimiento viendo pornografía, era algo breve de unos minutos, no una masturbación sana y duradera, 2 veces al día y casi todos los días, no siempre. Cada cierto tiempo dejaba de hacerlo porque está mal, lo máximo fue de 2 semanas y los cortos eran de 2 o 3 días, ahora ya lo retomé y voy 1 semana. Lo que me preocupa es que hace unas 2 semanas he dejado de tener erecciones en la mañana algo que antes siempre tenía, quisiera si existe alguna solución para esto. Además, si esto de la cuarentena también afecta en la erección por la falta de relación sexuales con mi pareja, algo psicológico, etc. Gracias

  2. Clínica Urología y Andrología Andromedi
    Clínica Urología y Andrología Andromedi
    16 junio 2020 Responder

    Hola Iñaki, lamentamos su situación, aunque debe saber que no es usted un caso raro, hay miles de hombres en su situación hoy día. Nuestro consejo es claro: no haga la guerra por su cuenta, contrate los servicios de un terapeuta psicosexual especializado, ya sea nuestro centro o cualquier otro de su elección. Un especialista le ayudará a crear patrones asludables, descargar la frustración y a cambiar ciertos “bucles” mentales. No es algo barato ni rápido (tampoco es caro o muy lento), pero se trata de su salud sexual, algo muy importante. Le dejamos nuestros datos de contacto por si desea más información:

    TELEMEDICINA (VIDEOLLAMADA DESDE CASA)
    https://www.andromedi.com/telemedicina

    TELÉFONO DE CITAS

    +34 615 551 155

    E-MAIL DE CONTACTO E INFORMACIÓN

  3. Avatar
    Inaki
    2 junio 2020 Responder

    Buenas,os quería pedir consejo porque estoy algo perdido:

    Llevo años donde me he satisfecho solo a traves del porno llegando a tal punto donde no tengo erecciones con mujeres
    Ahora estoy luchando para dejarlo, llevo semanas sin mirar porno pero noto que voy teniendo un gran deseo sexual, el problema es que no quiero satisfacerme nunca mas con porno y hoy por hoy aun no funciona con mujeres, que puedo hacer?
    No creo que sea sano tampoco estar tiempo largo sin tener ninguna satisfacción

    Muchas gracias por una respuesta