Medicina Sexual, Fertilidad, Urología y Andrología en Sevilla y Canarias

Hidrocele

    1 – Introducción

Es la colección de líquido entre la capa visceral y parietal de la túnica vaginal del testículo, pudiendo este líquido estar o no con la cavidad peritoneal. Los testículos poseen esta membrana serosa, la cual está constituida por dos capas, existiendo en ellas un fluido con funciones lubricante y amortiguadoras, en el hidrocele se produce una acumulación anormal de líquido en esta pseudocavidad.

Es un proceso benigno, muy común en recién nacidos pero también se presenta en la población adulta.

2 – Clasificación. Tipos de hidrocele.

  1. Congénito: dentro de los hidroceles congénitos tenemos:
  • Hidrocele comunicante: Se produce por un cierre incompleto de la túnica vaginal durante el desarrollo manteniendo comunicación con la cavidad peritoneal, Esto hace que el líquido fluya desde el abdomen hacia el escroto y viceversa.

A la exploración se puede observar como esta acumulación de líquido puede aumentar de tamaño durante el llanto, la maniobra de valsalva o el esfuerzo y fluctúa durante el día y la noche.

Por lo general aparece en niños mayores de un año, luego de alguna acción que haya aumentado su presión intraabdominal. No se cura espontáneamente, por este motivo la conducta es quirúrgica, ya que su persistencia podría alterar el testículo por compresión o convertirse en una hernia inguino-escrotal.

  • Hidrocele no comunicante: Es el hidrocele más frecuente, se produce cuando la túnica vaginal se cierra con una gran cantidad de líquido proveniente de la cavidad peritoneal y éste no logra absorberse, es típico del recién nacido, en la mayoría de los niños se cura espontáneamente antes del primer año de vida, ya que el líquido atrapado entre las dos capas de la túnica vaginal testicular es reabsorbido y no existe comunicación con la cavidad peritoneal.
  • Hidrocele adquirido o primario: es aquel hidrocele idiopático, no posee una causa conocida, se le atribuye a un desequilibrio entre la capacidad de secreción y reabsorción de las capas visceral y parietal de la túnica vaginal; por lo general se presenta en adulto mayores.
  • Hidrocele secundario: se produce como consecuencia de un evento traumático o infeccioso a nivel testicular, como: hernia inguinal, cirugía inguinal, Filariasis, epididimitis, orquitis y otras causas traumáticas.
  • Hidrocele o quiste de cordón: Se forma por una persistencia muy delgada del conducto peritoneo vaginal, lo cual provoca una colección de líquido en el conducto inguinal, que no llega afectar el testículo. Clínicamente se observa como masa móvil, redonda, irreductible e indolora en la parte superior del escroto o en el canal inguinal, por lo general aparece en los primeros meses de vida, se recomienda una conducta expectante ya que suelen desaparecer espontáneamente.
  • Hidrocele abdominoescrotal: es un tipo de hidrocele con muy baja incidencia, el cual consiste en una colección de líquido a nivel escrotal pero que se continúa a través del conducto inguinal y la cavidad abdomen.

Por lo general se presenta desde el nacimiento y de progresión durante el tiempo, al examen físico se puede observar que al comprimir la masa abdominal se produce agrandamiento de la masa escrotal y viceversa.

Su resolución es quirúrgica, debido al carácter compresivo del hidrocele a la masa testicular.

    • Factores de riesgo y causas:
    • Recién nacidos prematuros.
    • Recién nacidos cuya madre presento diabetes mellitus durante el embarazo.
    • Reparación primaria de un hidrocele comunicante.
    • Post operado de varicocelectomia.
    • Trauma testicular.
    • Torsión testicular en un 20%.
    • Neoplasia testiculare en un 10%.

    3 – Síntomas del hidrocele

Los síntomas más comunes de esta condición son:

    • Hinchazón y pesadez: el paciente puede presentar una masa que generalmente es lisa, suave e insensible.
    • Frecuentemente esta inflamación es indolora, pudiendo causar molestias para sus actividades cotidianas o durante la actividad sexual, sobre todo cuando la acumulación de líquido es de gran tamaño. La presencia de dolor requiere una revisión médica con urgencia, ya que podría deberse de casos de hidrocele asociados a infección, torsión testicular.
    • Cuando se trata de un hidrocele comunicante se observa como signo la fluctuación del tamaño de la bolsa escrotal que por lo general se hace más pequeño por la noche al permanecer en reposo y aumenta de tamaño durante el día y la actividad.
  • Diagnóstico:

Para el diagnóstico de hidrocele es importante comenzar con el interrogatorio y el examen físico.

Se debe conocer sobre antecedentes traumáticos y patológicos del paciente y la presencia de factores de riesgo.

A la exploración se observará el escroto aumentados de tamaño, tensionado, y con la piel brillante, la afectación puede ser de toda la bolsa escrotal o de un solo hemiescroto, la palpación del testículo puede ser muy dificultosa por la cantidad de líquido acumulada.

Se sospecha de hidrocele no comunicante cuando al examen físico, encontramos un aumento de volumen escrotal no doloroso, irreductible y al realizar la prueba de transiluminación positiva.

La técnica de transiluminación testicular consiste en aplicarle una fuente de luz por debajo del saco escrotal, y observar si existe o no transparencia de la bolsa escrotal, de esta manera sirve para diferenciar tumoraciones sólidas y colecciones liquidas, cuando la luz traviesa fácilmente el testículo se considerara positiva y sugiere que el contenido es líquido, dando una imagen de iluminación roja. Sin embargo, cuando el contenido son tumoraciones sólidas, no permite el paso de la luz y se considera negativa, para realizar esta exploración se recomienda apagar las luces del cuarto.

Se puede considerar hidrocele comunicante cuando haya antecedentes de fluctuación en el tamaño de la masa testicular por lo general es más grande durante el día, mientras se realiza las actividades y disminuye con el descanso nocturno.

A la exploración física se encuentra un líquido escrotal reductible, escroto brillante, transiluminable y no doloroso. Al tener la sospecha diagnostica de hidrocele en lactantes y niños hay que también descartar la presencia de hernia inguinal indirecta, debido a que es muy frecuente que estas patologías coexistan.

Cuando se observa una masa indolora y transiluminable ubicada a lo largo del trayecto del cordón espermático, debe considerarse hidrocele o quiste de cordón.

En los casos de hidrocele abdominoescrotal se recomienda investigar la presencia de otras patologías testiculares ya que este se asocia en muchos casos con, linfedema, criptorquidia, apendicitis, ectopia testicular y mesotelioma maligno paratesticular. Además de evaluar también los daños a otros órganos adyacentes por la compresión, por esta razón se recomienda realizar un ultrasonido en la región abdominal y escrotal, donde se encontrará una masa quística con contenido anecoico homogéneo y apariencia de reloj de arena

El ultrasonido escrotal sigue siendo una excelente herramienta complementaria la cual puede ser utilizada por un equipo médico entrenado en un nivel de atención primario, nos ayudaremos con este estudio en los siguientes casos:

– Dificultad clínica para delimitar la estructura testicular mediante la palpación, debido a la acumulación de líquido.

– Masa testicular que son negativas en la prueba de transiluminación.

– Cuando hay sospecha de otra patología testicular asociada, como neoplasia testicular e infecciones.

– Ante la presencia de un hidrocele adquirido.

– Presencia de dolor asociado al hidrocele.

El ultrasonido convencional combinado con el Doppler ha demostrado una gran utilidad para evaluar distinta lesiones testiculares y la perfusión, además ayuda a distinguir el hidrocele del varicocele y de la torsión testicular, ya que estas condiciones se pueden presentar solas y asociadas a hidrocele.

  • Diagnóstico diferencial:

Existen otras condiciones patológicas que pueden simular los mismos signos y síntomas del hidrocele, y por las cuales el médico tendrá que establecer un diagnóstico diferencial, siendo estas:

    • Tumores del cordón espermático.
    • Neoplasias testiculares.
    • Hernia Inguinal.
  • 4 – Tratamiento

Las opciones y conductas terapéuticas van a depender del tipo de hidrocele que presente el paciente y de su condición. En los casos de hidrocele congénito no comunicante se recomienda tomar una conducta expectante si el niño no presenta molestias y no tiene repercusiones estéticas ya que este suele desaparecer y el líquido es reabsorbido antes de los dos años en el 80% de los casos.

La conducta expectante también se podrá optar en aquellos casos de hidrocele idiopático asintomáticos.

Al igual que los pacientes con hidrocele idiopático asintomático, que posea un volúmen mínimo de líquido y no se encuentre a tensión.

Se recomienda la resolución quirúrgica en los siguientes casos:

    • Hidrocele doloroso.
    • Hidrocele de gran tamaño y a tensión, con posible compromiso del tejido y circulación testicular.
    • Hidrocele que dificulte la marcha o la postura y las actividades diarias cotidianas, sexuales o deportivas.
    • Hidrocele infectado o tabicado.
    • Persistencia del hidrocele en niños mayores de 2 años de edad.

El abordaje quirúrgico también dependerá del tipo de hidrocele, se recomienda abordaje inguinal en casos de hidrocele de cordón espermático y de hidrocele comunicante asociado con hernia inguinal e hidrocele abdominoescrotal, en caso contrario se utiliza la vía escrotal se sugiere cuando se trata de hidrocele no comunicante.

En la mayoría de los casos se utiliza anestesia local, realizando una incisión a nivel escrotal, preferiblemente transversal cuando la afectación es en un solo testículo, de tamaño no superior a 3 o 4 centímetros, procurando respetar los vasos escrotales, que se ven por transparencia. En los casos de hidrocele bilateral se recomienda una incisión longitudinal sobre el rafe medio, lo cual permite un acceso único y el abordaje bilateral. La incisión escrotal transversal, realizada en los pliegues cutáneos ayuda a un mínimo sangrado y tiene mejores resultados estéticos, al estar oculto con los pliegues.

Dentro de la cirugía abierta el cirujano puede realizar las siguientes técnicas:

    • Técnica de Andrews: Por vía escrotal se accede a la túnica vaginal y se realiza disección y resección de la misma. Se utiliza en hidroceles de larga evolución con paredes gruesas.
    • Técnica de Lord: Se realiza una plicatura de la túnica vaginal previa eversión parcial, se realiza aspiración del líquido y coagulación de la superficie de la túnica vaginal.
    • Técnica de Jaboulay: en esta técnica se diseca y evierte la túnica vaginal.
    • La técnica la laparoscópica tiene la ventaja de ofrecer una mejor observación directa del anillo inguinal interno, disminución del riesgo de daño iatrogénico del cordón y del contenido escrotal, lo que reduce la recurrencia. Se recomienda ser utilizada en hidrocele con persistencia del proceso peritoneo vaginal, hidrocele recurrente y sospecha de hidrocele bilateral.

También como opción terapéutica se ha utilizado la técnica de punción para drenar el líquido, combinación de instilaciones de agentes esclerosantes alcohol 95%.

    • Escleroterapia: Es una técnica mínimamente invasiva, que no requiere anestesia, donde se utiliza transiluminación para localizar una zona del escroto poco vascularizada, se realiza la punción del saco con una aguja y se evacua cuidadosamente todo el líquido, para luego inocular alrededor de 2ml polidocanol al 3%. Es un método que ha ganado aceptación por contar con una recuperación rápida, una baja morbilidad, además de ser económico.

También se han usado otros agentes esclerosantes como: Tetraciclina, Quinacrina, Fibrina, Sulfato de Tetradecilo, Rolitetraciclina, Talco, Fenol, Etanolamina Oleato, Antazolina, y últimamente las que han mostrado mejores resultados, la Iodopovidona y Polidocanol

  • Complicaciones:

Son pocas las complicaciones que puede presentar una hidrocelectomía, como:

Hematoma o Hemorragia: durante o después de la intervención se puede presentar sangrado, que al extenderse por la bolsa escrotal puede producir un hematoma, dependiendo del tamaño y la condición del paciente se evalúa si es necesario una reintervención para detener la hemorragia o drenar el hematoma.

– Problemas en la cicatrización en la herida quirúrgica.

Alteraciones de la sensibilidad, hipo o híper sensibilidad en la zona escrotal.

Signos de infección en el área operada, tales como fiebre, inflamación y enrojecimiento del escroto o pérdida de líquido por la herida quirúrgica, en estos caso será necesaria la evaluación del médico tratante para iniciar el tratamiento con antibióticos.

– Atrofia testicular, Se presenta luego de la cirugía por lesiones vasculares y al tejido testicular durante la intervención.

    5 – IPreguntas frecuentes

  • ¿Puede un hidrocele afectar la fertilidad?

El hidrocele no se ha asociado como causa directa de infertilidad ni suele afectar de forma drástica la capacidad reproductiva del varón.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que en los casos de hidrocele de gran tamaño y a tensión puede verse comprometido la irrigación sanguínea y el tejido testicular, además se pueden presentar casos donde el hidrocele se asocia a infecciones testiculares, factores que si influyen directamente la fertilidad y las posibilidades de embarazo.

  • ¿Es lo mismo varicocele, espermatocele e hidrocele?

Son tres patologías testiculares pero que hacen referencia a condiciones totalmente distintas, cuando se habla de varicocele, es la dilatación y tortuosidad de las venas testiculares y por lo general está asociado a una disminuida capacidad reproductiva, el espermatocele, llamado también quiste espermático, y es una formación quística que por lo general contiene líquido y células espermáticas, es de carácter benigno y se forma en el epidídimo, finalmente el hidrocele viene siendo la acumulación de líquido entre la capa parietal y visceral de la túnica albugínea, asociado a un defecto en conducto peritoneo vaginal, pudiendo estar en comunicación o no con la cavidad abdominal.

A pesar de ser tres entidades distintas comparten síntomas y signos similares, como sensación de pesadez testicular, aumento de volúmen o asimetría testicular y leve dolor o molestias en la región escrotal.

  • ¿Cuáles son los signos de alarma luego de una hidrocelectomía?

Posterior a una hidrocelectomía, se deben cumplir los cuidados postoperatorios y asistir al médico ante cualquiera de estos síntomas:

    • Inflamación y enrojecimiento de la zona escrotal con aumento progresivo.
    • Alteraciones de la sensibilidad o inflamación alrededor de la de la incisión.
    • Sangrado o supuración por la herida quirúrgica.
    • Fiebre por encima 38 ºC.
    • Dolor que no sede con los analgésicos recomendados.
    • Vómito persistente.
  • ¿Presentar hidrocele representan algún peligro vital?

Presentar hidrocele no representa ningún peligro ni para el individuo que lo padece, o para sus testículos, sin embargo, esta condición puede estar asociada a tumores e infecciones testiculares, hernias inguinales y torsión testicular, por este motivo es necesaria una revisión con el médico especialista para evaluar las condiciones de la enfermedad y su asociación con otras patologías.

También se deberá acudir por una atención médica de emergencia en los casos donde el escroto aumenta de tamaño de forma repentina, se coloque tenso y comience a presentar mucho dolor.

  • ¿Por qué se produce hidrocele en los recién nacidos y lactantes?

Durante el desarrollo intrauterino de los hombres, los testículos descienden por el conducto peritoneo vaginal, desde el abdomen hasta el escroto, este proceso lo hace rodeado de una bolsa llamada la túnica vaginal, la cual posee líquido dentro de ella, lo normal es que esta membrana se cierre antes del nacimiento y el líquido se reabsorba. En muchos casos la túnica se logra cerrar pero el líquido no se reabsorbe formando un hidrocele no comunicante, en otros casos la túnica no se cierra y el líquido puede pasar libremente de la cavidad abdominal al escroto, formando un hidrocele comunicante y con la posibilidad de presentar además una hernia inguinal.

 

Referencias médicas y bibliografía
  1. David Pedrazas López, Bernat de Pablo Márquez, David García Font.

http://gestorweb.camfic.cat/uploads/ITEM_6091_ART_272.pdf

  1. Sebastián Vidaurreta José L. Cuervo, Fernando Gentile, Guillermo Goldfarb, Gustavo Sollito, ¿Cuál es su diagnóstico? Rev Hosp Niños BAires – Volumen 50 – No 229.

http://revistapediatria.com.ar/wp-content/uploads/2012/03/con226-213.pdf

  1. Alejandro Villanueva Ramírez. Fisiopatologia y Tratamiento del Hidrocele. REVISTA MEDICA DE COSTA RICA Y CENTROAMERICA LXX (608) 701 – 703, 2013

https://pdfs.semanticscholar.org/1ce1/14e4afc87a00a69f0a15befbb067f2fdb990.pdf

  1. Pedro Navalón Verdejo, Cristóbal Zaragozá Fernández1, Felipe Ordoño Domínguez y colbs TRATAMIENTO DEL HIDROCELE EN CIRUGIA MAYOR AMBULATORIA. Esp. Urol., 58, 5 (393-401), 2005

http://scielo.isciii.es/pdf/urol/v58n5/393_tratamiento.pdf

  1. Tekgül, H.S. Dogan, E. Erdem y colbs. Guidelines on Paediatric Urology. European Association of Urology 2015.

https://uroweb.org/wp-content/uploads/EAU-Guidelines-Paediatric-Urology-2015.pdf

  1. Natasha Fourie and Behrouz Banieghbal. Pediatric Hydrocele: A Comprehensive Review

https://www.avidscience.com/wp-content/uploads/2017/01/HER-16-01.pdf

  1. Blanca de Castilla-Ramírez, Sandra Yasmín López-Flores. Guía de práctica clínica. Diagnóstico y tratamiento del hidrocele en los niños. Rev Med Inst Mex Seguro Soc 2011; 49 (1): 101-107

https://www.medigraphic.com/pdfs/imss/im-2011/im111s.pdf

  1. Jorge Rioja, Francisco M. Sánchez-Margallo , Jesús Usón and Luis A. Rioja. Surgery Illustrated – Surgical Atlas Adult hydrocele and spermatocele. 2 011 B J U I N T E R N A T I O N A L | 107 , 1 8 5 2 – 1 8 6 4 | doi:10.1111/j.1464-410X.2011.10353.

https://www.profnatali.it/uploadedfiles/o_1aupaeb471ku9qj1ov21ggpi4ne.pdf

Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

¿Quieres preguntar o comentar algo sobre tu caso?

Puedes dejarnos un comentario o escribirnos por privado a info@andromedi.com

Los comentarios están cerrados.