Biopsia de próstata por fusión de Resonancia Magnética con Ecografía prostática

Evolución del diagnóstico del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es quizás una de las enfermedades más complicadas que afecta a los hombres hoy día, no sólo por el desgaste físico y mental, como cualquier otro tipo de neoplasia, sino también por lo complicado de su diagnóstico y el riesgo de muerte. A pesar de ser una de las más estudiadas, a veces la clínica no es evidente sino hasta que ya se ha extendido, por lo que el pronóstico casi siempre termina siendo malo si no se atiende a tiempo.

A pesar de ser una enfermedad con un componente genético importante, donde los familiares de pacientes con cáncer de próstata deben estar bajo control tras cruzar la barrera de los 40 años, cualquier persona -especialmente aquellos con dietas llenas de grasas- puede padecer de esta patología.

Anatomía general de la próstata 01

Lo importante es actuar sobre la prevención, y evitar la prolongación del daño. Para esto, así como para alcanzar el diagnóstico valedero y certero, se han utilizado muchos métodos que han ido evolucionando con el pasar del tiempo.

Hace décadas, se utilizaban técnicas simples y rudimentarias como un tacto rectal para orientar hacia la posibilidad de una hiperplasia prostática (el precursor del cáncer prostático) pero la ciencia médica avanzó y han ido apareciendo nuevos métodos. Entre las técnicas diagnósticas actuales están:

Antígeno Prostático Específico (PSA)

En condiciones normales, el antígeno prostático es una molécula que se puede producir en la próstata; sin embargo, cuando existe algún estado patológico los niveles suelen elevarse. El ejemplo más importante es la hiperplasia prostática benigna, que como dijimos, es el preludio del cáncer de próstata.

Aún así, cuando el cáncer está presente, suelen observarse niveles muy elevados de este antígeno, por lo que sería muy sugerente del diagnóstico, aunque no es en absoluto definitivo, o dicho de otra manera, pueden darse falsos positivos.

PCA 3

El PCA 3, por sus siglas en inglés Prostate Cancer Gene 3, es un gen específico del cáncer de próstata que puede ser analizado en la orina. A diferencia del PSA, este es un marcador mucho más específico porque sólo está expresado en pacientes con cáncer de próstata.

Aún así, normalmente es necesario realizar otros estudios complementarios, como el mismo PSA o la biopsia de confirmación, para darle más peso al diagnóstico, dado que tampoco es un estudio completamente definitivo.

Ecografía transrectal

Se inserta una sonda de ultrasonido en el recto para observar directamente la próstata y encontrar algunos hallazgos sugestivos del cáncer prostático. Aún así, como el caso de los anteriores este no es un estudio definitivo y se realiza especialmente en conjunto con la biopsia de próstata.

Biopsia

Este sin duda es el mejor examen, aunque es el más invasivo. La biopsia si puede orientarnos al diagnóstico definitivo previo a una intervención quirúrgica. Consta de la extracción de una pequeña porción de la próstata con una aguja para su examinación.

El mayor problema es el modo en el que se toma la biopsia, la cual no siempre alcanza las regiones donde está presente el cáncer, por lo que puede arrojar falsos negativos, por lo que se hace necesario tomar hasta 15 muestras de tejido para aumentar la probabilidad diagnóstica.

Biopsia de próstata en quirófano

La Ecografía Transrectal con Biopsia Eco-dirigida

Cuando las biopsias están dirigidas hacia órganos internos, es normal que se utilice el ultrasonido o eco como guía. Sería difícil por ejemplo hacer una biopsia en un segmento específico del pulmón basándonos sólo en unos rayos X o la experiencia clínica del médico.

Aún así, aunque aseguramos que la biopsia llegue a la próstata a través de las ondas sonoras que rebotan contra ella, es difícil que tomemos una muestra de la lesión específica, sobre todo si su diámetro es muy pequeño al encontrarse en un estadio inicial de la enfermedad.

Este ha sido el método preferido durante los últimos años, en combinación con los métodos no invasivos (PSA y PCA3). Ha sido reconocido internacionalmente como el pilar fundamental del diagnóstico de certeza, aunque como mencionamos, sigue teniendo sus desventajas.

Por supuesto, la ecografía transrectal puede ser utilizada por sí sola para orientar el posible diagnóstico, sin embargo, debido a la misma baja especificidad que tiene, siempre se realiza en conjunto con la biopsia.

El procedimiento consta de la colocación e inserción de la sonda a través del recto para el reconocimiento directo de la próstata. Una vez posicionado, se procede a insertar la aguja (reconocible por el ultrasonido) con orientación directa hacia el sitio particular donde queremos tomar la muestra. Un procedimiento relativamente corto que puede ser realizado ambulatoriamente y no toma más de 20 minutos, aunque depende directamente de la experticia del clínico.

La novedosa Biopsia de Próstata por Fusión: Abrazando el Futuro

A medida que avanza la tecnología, los estudios también han ido avanzando consigo. Se han perfeccionado nuevos métodos para las diversas enfermedades, aunque uno de las herramientas más útiles de diagnóstico, hablando de medicina en general, siempre ha sido la Resonancia Magnética Nuclear o RMN.

Recientemente se ha vinculado la RMN y la ecografía transrectal con la biopsia para crear un nuevo tipo de método diagnóstico con una altísima sensibilidad y especificidad, es decir, una gran probabilidad de hacer el diagnóstico

Este consiste en la realización de una RMN de inicio en búsqueda de las posibles lesiones que se encuentren en la próstata. A diferencia del eco, con este estudio podemos identificar directamente (en la imagen) dónde se encuentran los sectores alterados de la próstata.

Esta técnica también es conocida como mapeo prostático, y la más utilizada está basada en el sistema BIOPSEE, el cual fusiona imágenes tanto de RMN como ECO para registrar la posición de las posibles alteraciones neoplásicas a través del periné.

Para los urólogos que tenemos muchos años de experiencia, y tratamos problemas de próstata desde la década de los 1990, es ciertamente increíble (y emocionante) que podamos tener una visión directa de las zonas afectadas para realizar la biopsia prostática vía transperineal. Hay muchas ventajas directas del uso del Sistema BIOPSEE:

Es mucha la diferencia entre los sistemas convencionales y los más novedosos. En Andromedi llevamos meses implantando esta técnica y ciertamente es algo revolucionario. Es nuestro compromiso adoptar en nuestra consulta de Sevilla siempre los cambios y avances tecnológicos en el sector, especialmente cuando está pensada en el paciente. Existiendo la posibilidad de que realicen la biopsia por fusión, siempre será nuestra recomendación.

Escoja día y hora para su cita con el urólogo en alguna de nuestras clínicas

Referencias médicas y bibliografía

BLOG ANDROMEDI

Otros artículos que te pueden interesar

Jaime Bachiller

Autor

Jaime Bachiller


El Doctor Jaime Bachiller es un referente en Urología, además de ser un gran experto en laparoscopia urológica, hiperplasia benigna de próstata, cirugía de próstata, cáncer de riñón, litotricia láser y litotricia extracorpórea. Asimismo, es el Jefe de servicio de Urología en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe e imparte clases de cirugía laparoscópica urológica en el Centro de Mínima Invasión de Cáceres. Ha sido premiado en varias ocasiones por la cirugía laparoscópica del cáncer de próstata por puerto único y a la Excelencia Investigadora

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

0
Quieres preguntar algo en la zona de comentarios?x