Prótesis de pene tras una cirugía de próstata (cáncer o hiperplasia)

prótesis de pene hidráulica o hinchable

El cáncer de próstata es la segunda causa más común de cáncer en los hombres de todo el mundo. Una enfermedad, que de acuerdo a la Sociedad Española de Oncología Médica:

Un 90% de los casos se diagnostican en mayores de 65 años y en promedio, la edad del paciente al momento del diagnóstico es de 75 años.

En la actualidad, la cirugía prostática (CP), incluida la resección transuretral de la próstata, representa una de las modalidades de tratamiento de primera línea más utilizadas en los hombres con cáncer de próstata, pero también para casos severos de próstata agrandada o hiperplasia prostática benigna (HPB).

La disfunción eréctil es uno de los efectos secundarios más frecuentes tras la operación de próstata, observándose hasta en un 88% de los casos, trayendo como consecuencia un profundo efecto en la calidad de vida de los hombres afectados.

La cirugía de prótesis de pene se presenta como una alternativa terapéutica en estos hombres intervenidos quirúrgicamente por enfermedad prostática. Ofreciendo una solución a largo plazo en casos en el que los tratamientos conservadores resultan ineficaces.

Especialmente cuando la patología prostática se diagnostica y se trata en hombres más jóvenes y sexualmente activos. Por ello, es fundamental abordar con éxito la disfunción eréctil postoperatoria en este grupo de varones.

Play Video

¿Por qué la cirugía prostática puede causar disfunción eréctil?

La erección del pene es la que se logra gracias a una compleja integración de fenómenos en los que intervienen el sistema nervioso, el sistema endocrino y el sistema vascular. Estos sistemas deben funcionar de forma concertada para que se produzca una erección completa.

La disfunción eréctil puede producirse cuando hay una alteración o un trastorno en cualquiera de estos sistemas. En este sentido la disfunción eréctil posterior a la operación de próstata, puede ser:

La lesión de los nervios de los cuerpos cavernosos se produce durante la disección del tejido prostático. Bien sea por el contacto, la tracción, la electro-cauterización o la sección, esta inicia una cascada de acontecimientos que culmina en la disfunción eréctil.

La ausencia de estimulación nerviosa en los cuerpos cavernosos no solo es una causa directa de DE, sino que contribuye a la degeneración y atrofia del tejido cavernoso pudiendo asociarse con un acortamiento de la longitud del pene.

La fuga venosa es otro mecanismo subyacente responsable de problemas de erección tras la CP. Se ha demostrado que las lesiones nerviosas inducen la muerte del músculo liso cavernoso, lo que conduce a una disfunción veno-oclusiva (tema que abordamos en este artículo).

El origen de la disfunción eréctil de índole arterial, tras una cirugía pélvica, es la sección de las arterias pudendas. Responsables de proporcionar una parte importante del flujo de sangre arterial necesario para la función eréctil normal.

¿Estás buscando precios del tratamiento para prótesis de pene?

Utilice nuestro asistente virtual y consulte todo lo relacionado con los tratamientos que le interesan. Presupuestos, tiempos de recuperación, hospitalización, posibilidades de financiación mes a mes, etc. En apenas unos minutos y sin compromiso alguno.

NOTA: Desactive el bloqueador de anuncios para andromedi.com si no visualiza correctamente el asistente.

Al hacer click en "comenzar" usted declara haber leído y aceptado la política de privacidad. El responsable de los datos que introduzcas es la Clínica Andromedi, sin cederlo nunca a terceros. El envío de comunicación privada, así como de newsletters es la finalidad de su almacenamiento en la base de datos de andromedi.com (UE). En cualquier momento puede limitar, recuperar y borrar su información aquí.

Utilización de prótesis de pene tras una cirugía prostática

Los inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (i-PDE5) acompañados por modificaciones al estilo de vida, fueron inicialmente el tratamiento de primera línea para la DE secundaria a una cirugía de la próstata. Sin embargo, su eficacia no es contundente en la mayoría de estos casos.

Aunque existe un grupo de individuos que responden inicialmente al tratamiento oral con i-PDE5, la respuesta se deteriora con el tiempo a medida que se acentúa el daño a los tejidos del cuerpo cavernoso y se consolida la fuga venosa.

La cirugía de implante de pene es una alternativa terapéutica viable para los hombres en los que el tratamiento médico conservador es insatisfactorios o se asocia a efectos secundarios.

¿Cuáles son los tipos de prótesis?: Prótesis semirrígidas e hidráulicas

Los dispositivos semirrígidos garantizan una erección permanente, mientras que las prótesis de pene inflable permite al paciente lograr una erección y una flacidez mediante la activación de una bomba situada en la bolsa escrotal.

Los dispositivos inflables producen resultados superiores a sus homólogos semirrígidos, ya que garantizan una mayor rigidez, circunferencia y ocultación. Las prótesis de pene inflables o hidráulicas pueden subdividirse en dispositivos de dos y tres piezas.

Una prótesis de tres piezas consiste en cilindros conectados a una bomba y a un depósito. Los dos cilindros se insertan en los cuerpos cavernosos ocupando todo el espacio desde la base del pene hasta el glande, la bomba se coloca en el escroto y el depósito se coloca en la cavidad abdominal.

Todo el sistema se llena con solución salina normal. Una prótesis inflable de dos piezas consta de sólo dos componentes: los dos cilindros y la unidad de bombeo. El depósito se encuentra en la parte posterior de los cilindros.

andromedi_protesis_de_pene_tipo_hidrahulica

Prótesis de pene inflable

No obstante, si fuiste operado de la próstata y terminaste con problemas de erección, desde Andromedi queremos asegurarte que no tienes por qué tirar la toalla. La prótesis de pene es una opción viable que te ayudará a recuperar tu vida sexual.

¿Las prótesis son una opción para ti? Si deseas recuperar tu vida sexual, tal vez sea la mejor

De acuerdo a un paper publicado en la revista oficial de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM), la tasa de utilización de prótesis de pene tras una operación de próstata es del 2.3%.

Entre las razones que podrían explicar la baja utilización de las prótesis peneanas, podemos mencionar la buena respuesta a fármacos orales en algunos hombres. Sin embargo, esta no es la principal razón.

En realidad, hay que comprender que para poder indicar una prótesis peneana o cualquier tratamiento para la DE, más allá del diagnóstico, es esencial que el hombre que la padezca, tenga (o aspire) una vida sexual activa.

Si a esto le aunamos el hecho de que la mayoría de los varones con operación de próstata son de edad avanzada (mayores de 75 años), entonces podemos deducir que ese bajo porcentaje tal vez se deba a que gran parte de estos hombres simplemente no están interesados en recuperar su función eréctil.

No obstante, si fuiste operado de la próstata y terminaste con problemas de erección, desde Andromedi queremos asegurarte que no tienes por qué tirar la toalla. La prótesis de pene es una opción viable que te ayudará a recuperar tu vida sexual.

¿Qué factores hacen más necesaria una prótesis de pene luego de una CP?

El tiempo de recuperación natural de la función eréctil puede ser de hasta 24 meses después de la cirugía prostática; sin embargo, la rigidez peneana resultante puede maximizarse mediante un tratamiento precoz.

Existen diversas opciones de tratamiento para los pacientes que no consiguen recuperar la erección natural. El sildenafilo resulta eficaz en la fase de recuperación tardía, cuando los nervios se recuperan de la lesión intraoperatoria.

Pero cuando se cumplen dos años o más de la cirugía, la recuperación de la función natural y la mejora de la respuesta de terapias conservadoras es poco probable, siendo necesaria la implantación de una prótesis de pene.

Del mismo modo, en un análisis retrospectivo en el que se incluyeron casi 4.000 hombres, se definió que las situaciones que más se predisponían al hombre a una cirugía de implante de prótesis de pene, incluían:

Anatomía de la próstata y cáncer

Anatomía general de la próstata

Cirugía prostática e implante simultáneo: mayor tasa de satisfacción y menor riesgo de recidivas

A pesar de los esfuerzos por preservar los vasos sanguíneos y las fibras nerviosas con la cirugía de preservación de los nervios, la disfunción eréctil sigue siendo uno de los efectos secundarios más comunes después de la operación de próstata aunque su incidencia es un poco menor en la resección transuretral que en la cirugía abierta.

En concordancia con las prácticas convencionales, el tratamiento quirúrgico de la DE (implantes), suele llevarse a cabo entre 2 y 3 años después de la prostatectomía radical, una vez que han fracasado todas las soluciones conservadoras.

Por desgracia, este retraso suele traducirse en una pérdida de longitud del pene, ya que la falta de erecciones nocturnas, por lo demás fisiológicas, y de la consiguiente disminución de flujo en los vasos sanguíneos que llevan sangre al pene.

Este fenómeno provoca la formación de tejido cicatricial y la pérdida progresiva de elasticidad, haciendo que la pérdida de longitud del pene sea una de las principales causas de insatisfacción de los pacientes.

En este sentido, un artículo de revisión publicado en la prestigiosa revista Nature, evaluó el resultado de la colocación simultánea de implante de pene y resección del tejido prostático.

Los candidatos ideales para la implantación simultánea de prótesis de pene son aquellos hombres que informan de una disfunción eréctil refractaria preexistente y en los que existe un alto riesgo de cáncer de próstata invasivo.

Beneficios de la cirugía simultánea: recuperación de la función sexual más rápida

Los pacientes que optan una intervención simultánea para tratar su DE refractaria, tendrán una tasa de satisfacción mayor que si la implantación de la prótesis se hiciera en un segundo tiempo, es decir, en otra cirugía.

Dado que el urólogo no necesita preservar los haces neurovasculares, ya que el implante de pene se encargará de la rigidez del pene, la cirugía puede ser más radical desde el punto de vista oncológico.

Esto permite que además de resecar el tejido prostático, en caso de invasión maligna, se pueda extirpar el tejido circundante, incluyendo las vesículas seminales y algunos ganglios linfáticos, reduciendo así el riesgo de recidiva y metástasis.

Gracias a los resultados obtenidos en el estudio publicado en Nature, los autores llegaron la siguiente conclusión:

la implantación de prótesis de pene simultánea con la cirugía prostática, proporciona una rehabilitación precoz de la salud sexual, mejorando la calidad de vida de los pacientes, sin comprometer los resultados quirúrgicos.

Play Video

Tasas de satisfacción con la implantación de prótesis de pene

Los informes demuestran que los modelos contemporáneos de implantes de pene, ofrecen una excelente fiabilidad mecánica a largo plazo. Además, la satisfacción es superior en comparación con el tratamiento farmacológico oral (iPDE-5) y las inyecciones intracavernosas.

De acuerdo a un paper publicado en la revista oficial de la Asociación Española de Urología, la satisfacción de los hombres con las prótesis semirrígidas o maleables es superior al 80%. Sin embargo, los dispositivos inflables gozan de una satisfacción ligeramente superior.

En cuanto a las prótesis hidráulicas, los hombres se muestran satisfechos con la función del dispositivo, la facilidad de inflado y el nivel de rigidez. De la misma forma que demuestran una mejora significativa de la función eréctil y satisfacción sexual en comparación con el sildenafilo y prostaglandina intracavernosa (Caverject®).

Los pacientes experimentan una notable mejora de la función eréctil con elevación de la libido. Ya que la preocupación por el mantenimiento de la erección durante las relaciones sexuales, también se ve notablemente mitigada.

Entre los principales factores que contribuyen a un alto nivel de satisfacción, podemos mencionar los siguientes:

Conclusiones: prótesis de pene, la mejor opción tras cirugía prostática

Según la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) y la Sociedad Española de Oncología Médica, en el año 2021 se diagnosticaron 35.764 casos de cáncer de próstata en varones españoles.

Las personas afectadas no solo por los cánceres de próstata sino también por próstata agrandada o hiperplasia benigna de próstata, la salud sexual, y especialmente la función eréctil, se ha convertido en una cuestión importante.

La cirugía de implante de pene sigue siendo una excelente opción para restablecer la función eréctil en aquellos casos en los que fracasan las medidas más conservadoras.

Finalmente, debemos recalcar que la implantación de prótesis de pene goza de altos índices de satisfacción no solo para los pacientes sino también para sus parejas.

Escoja día y hora para su cita con su urólogo o andrólogo en alguna de nuestras clínicas

Referencias médicas y Bibliografía
BLOG ANDROMEDI

Otros artículos que te pueden interesar

Autor

Dr. Natalio Cruz


El Dr. Natalio Cruz (Nº de colegiado: 414110833), con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla, Madrid y Canarias.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al hacer click en “comenzar” usted declara haber leído y aceptado nuestras políticas de privacidad. El responsable de los datos que introduzcas es la Clínica Andromedi, sin cederlo nunca a terceros. El envío de comunicación privada, así como de newsletters es la finalidad de su almacenamiento en la base de datos de andromedi.com (UE). En cualquier momento puede limitar, recuperar y borrar su información, entérese cómo aquí.