Notice: Undefined variable: posted_in in /usr/home/andromedi.com/web/wp-content/themes/onum/inc/frontend/template-tags.php on line 65

VIH – SIDA

Enfermedades de transmisión sexual

TRATAMIENTOS de enfermedades de transmisión sexual

VIH – SIDA

Es una enfermedad crónica y de difícil tratamiento que puede poner en grave peligro la vida de quien la padece debido a que debilita el sistema inmunológico de la persona y por ende, su capacidad de respuesta ante otras infecciones.

VIH – SIDA

Índice de contenido

definición

¿Qué es el Vih y el Sida?

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (o SIDA) es sin duda alguna la infección de transmisión sexual más conocida y difundida en todo el mundo.

Es una enfermedad crónica y de difícil tratamiento que puede poner en grave peligro la vida de quien la padece debido a que debilita el sistema inmunológico de la persona y por ende, su capacidad de respuesta ante otras infecciones.

Es una infección transmitida por vía sexual, con contacto directo de secreciones vaginales, seminales o sangre. También, por transfusiones sanguíneas puede contagiarse. Durante el periodo de gestación o lactancia, una madre infectada con VIH puede transmitir el virus al niño.

Es una infección transmitida por vía sexual, con contacto directo de secreciones vaginales, seminales o sangre. También, por transfusiones sanguíneas puede contagiarse. Durante el periodo de gestación o lactancia, una madre infectada con VIH puede transmitir el virus al niño.

Esta enfermedad se debe a un virus de tipo retrovirus que tiene la capacidad de destruir los linfocitos CD4+, los encargados de mantener a raya ciertas infecciones y procesos cancerígenos que tienen lugar en el organismo.

Inicialmente, la enfermedad no presenta síntomas pero sí puede ser contagiada. A esto se le conoce como periodo de incubación. Es decir, el tiempo que transcurre desde el contagio del virus hasta que deja de ser asintomático.

Cuando el VIH se vuelve sintomático (es decir, evoluciona hasta el SIDA propiamente dicho), la enfermedad tiene signos similares a un común proceso febril pero más duradero.

A medida de que aumenta el ataque contra los linfocitos CD4+, las infecciones oportunistas son cada vez más frecuentes y severas

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud para el año 2016, alrededor de 36,7 millones de personas vivían con VIH en todo el mundo. Más de la mitad de esta cantidad desconocen que padecen la enfermedad, por lo que el riesgo de contagio se acrecienta cada vez más. Casi 2 millones de estos más de 37 millones totales, son niños y adolescentes menores de 15 años de edad.

Para ese mismo año, un millón de personas adquirieron la enfermedad y 1.8 millones, murieron por ella o por infecciones desarrolladas a partir de esta. El 95 por ciento de los nuevos infectados son de países en vías de desarrollo, especialmente de África.

No obstante, los esfuerzos mundiales por reducir la incidencia de VIH – SIDA han dado muchos resultados positivos y los nuevos avances en investigación científica han mejorado significativamente la calidad de vida de los infectados.

El VIH y el SIDA han tenido un gran impacto en la historia de la humanidad con grandes movimientos sociales en promoción de la salud sexual y en contra de la discriminación.

¿Vih y Sida es lo mismo?

No, el VIH (o Virus de Inmunodeficiencia Humana) es el agente causal del SIDA (o síndrome de inmunodeficiencia adquirida), la enfermedad propiamente dicha.

Una persona al contraer el virus, se convierte en portador de este. Puede transmitirlo a otros individuos (por diversas vías) y no saberlo, debido a que durante este periodo (que varía mucho de persona a persona) no existen manifestaciones clínicas de relevancia.

El virus viajar por el torrente sanguíneo e invade casi todos los tejidos del organismo sin ocasionar respuesta inmunológica. Allí se reproduce y multiplica constantemente de forma silenciosa. Este proceso suele llevar años e incluso, décadas.

El SIDA ocurre cuando el virus ha sido capaz de infectar todos los tejidos del cuerpo y debilitar el sistema inmunológico a tal punto de que, casi cualquier leve infección pasajera (como un resfriado común) sea potencialmente fatal.

Durante el SIDA, la enfermedad llega a un punto de no retorno. Lo que quiere decir que, un paciente con VIH, no necesariamente padece de SIDA (aunque pueda desarrollarla al cabo de un tiempo).

Evaluación médica

¿Cómo se transmite?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) puede ser transmitido de persona a persona por medio de varias vías:

El VIH ha sido aislado a partir de muestras de sangre, de semen, de secreciones vaginales, de leche materna y del líquido supurativo de heridas o úlceras (como las producidas por otras infecciones de transmisión sexual), por lo que el contacto directo entre estas sustancias o con la sangre, ocasionarán traspaso de partículas virales potencialmente infectantes.

Existen además, ciertas creencias poco ciertas acerca de las infecciones por VIH. Por ejemplo, fluidos corporales como el sudor o la saliva pueden contener partículas virales. No obstante, para que ocurra contagio en una persona sana, es necesario que esta persona presente heridas bucales (durante un beso) o en la piel (por contacto piel a piel con sudor) por medio de las cuales, el virus ingrese al cuerpo de esta persona. Este tipo de situaciones son bastante infrecuentes.

En situaciones normales, el contacto persona a persona por un beso en la mejilla, un apretón de manos, un abrazo o compartir ropa o utensilios de cocina, no transmiten el virus.

Otras formas de transmisión poco o nada frecuentes incluyen el contagio por transfusiones sanguíneas o trasplante de órganos desde donantes infectados con VIH. Procedimientos suficientemente regulados por autoridades sanitarias en países como España y el resto de la Comunidad Europea.

¿Está buscando precios o información?

Utilice nuestro asistente virtual y reciba en su e-mail todo lo relacionado con los tratamientos que le interesan. Presupuestos, tiempos de recuperación, hospitalización, posibilidades de financiación mes a mes, etc.

En apenas unos minutos y sin compromiso alguno.

En cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos le informamos que los datos por Vd. proporcionados serán objeto de tratamiento por parte de Andromedi con la finalidad de prestarle el servicio solicitado y/o contratado. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Para más información puede consultarla pinchando aquí.

sintomatología

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas del SIDA varían de acuerdo al estadio de la infección.

En la infección primaria o VIH agudo, el paciente manifiesta síntomas similares a un resfriado común (o gripe, influenza…). Esto ocurre alrededor de uno o dos meses posteriores a la infección inicial y se corresponde con la primer viremia (es decir, la primera gran multiplicación del virus dentro de la sangre).

Los síntomas de esta infección primaria son los siguientes:

Fiebre elevada.
Fiebre elevada.

Cefaleas.
Cefaleas.

Malestar muscular y articulaciones.
Malestar muscular y articulaciones.

Sarpullido en la piel.
Sarpullido en la piel.

Amigdalitis y dolor al deglutir.
Amigdalitis y dolor al deglutir.

Inflamación de ganglios linfáticos del cuello.
Inflamación de ganglios linfáticos del cuello.

Durante la infección clínica latente o VIH crónico, que suele durar varios años, no hay síntomas de gran relevancia. Quizás, haya inflamaciones esporádicas de ganglios linfáticos del cuello o de la zona inguinal. Durante esta etapa, el virus se encuentra en multiplicación e invasión activa y silenciosa.

Cuando el VIH se vuelve sintomático se habla de un caso de SIDA propiamente dicho, la infección ha evolucionado a tal punto de originar signos y síntomas como los siguientes:

Otros síntomas que podrían presentarse en este periodo incluyen:

¿Puede un contagio ser asintomático?

Sí. Y de hecho, en sus estadios iniciales, el VIH – SIDA no produce síntomas que lleven a los pacientes a buscar ayuda temprana.

¿Diferencias entre hombres y mujeres?

El Fondo de las Naciones para las Mujeres estima que la infección por VIH – SIDA se distribuye equitativamente entre hombres y mujeres de igual forma. En algunas regiones de África, el porcentaje de mujeres infectadas asciende al 60 por ciento.

Play Video
Evaluación médica

Factores de riesgo

Dentro de los factores de riesgo que facilitan adquirir la infección, están:

¿Cómo prevenir la enfermedad?

Reserve su cita en nuestro centro pinchando aquí

Evaluación medica

¿Cómo se diagnostica?

Por medio de una extracción de sangre pueden llevarse a cabo análisis como:

Otras pruebas más complejas pero más sensibles para identificar el virus en el organismo son la popular prueba ELISA y la electroinmunotransferencia.

También existen pruebas rápidas para VIH que se pueden conseguir en establecimientos farmacéuticos.

Técnicas y tratamientos

¿En qué consiste el tratamiento?

El SIDA es una enfermedad complicada que no tiene cura. Sin embargo, en la actualidad se están llevando a cabo numerosas y disciplinadas investigaciones científicas para encontrarle una solución definitiva.

El manejo clínico corresponde a la administración de fármacos antirretrovirales combinados entre sí para disminuir la carga viral (cantidad de virus en el organismo) y por ende, retrasar el desarrollo del síndrome.
En teoría, estos medicamentos prolongan el estado de latencia y bajan el nivel de transmisibilidad.

Los mismos actúan inhibiendo ciertas enzimas que el virus requiere para replicar el ARN (el material genético capaz de secuestrar la maquínaria sintetizadora de proteínas en las células del cuerpo humano).
Los antirretrovirales más conocidos son:

¿Existen reinfecciones luego de haber recibido tratamiento? ¿hasta qué momento sigue siendo transmisible?

Debido a que resulta técnicamente imposible acabar con todos los virus, la infección sigue latente de por vida. Por lo que la transmisibilidad estará siempre presente. El paciente deberá aprender a sobrellevar la enfermedad mientras recibe tratamiento farmacológico para retrasar la aparición de síntomas.

Preguntas frecuentes

Hide

Hide

¿Puede haber complicaciones?

Muchas son las complicaciones derivadas del VIH – SIDA debido a que el sistema inmunológico se debilita de tal manera que casi cualquier infección habitual puede tener desenlaces fatales.

Entre las complicaciones más frecuentes están las neumonías, las infecciones pulmonares por hongos, candidiasis en la boca, el esófago y la tráquea, cáncer de cuello uterino (en mujeres), retinitis por citomegalovirus (que termina en pérdida total de la visión), sarcoma de Kaposi (una variante del cáncer de piel), linfoma no Hodgkin (un tipo de leucemia), tuberculosis, salmonelosis, toxoplasmosis, entre muchas otras más enfermedades infecciosas y trastornos psicológicos.

¿Qué causa el Sida y cómo enferma?

El SIDA (la enfermedad sexual por excelencia) es producida por un virus, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana o VIH.

Este virus invade los tejidos del organismo, viajando por el torrente sanguíneo. No obstante, tiene especial predilección por los linfocitos T CD4+, las células encargadas de identificar microorganismos patógenos (como bacterias, hongos u otros virus) y producir su muerte, manteniendo a raya las infecciones.

Cuando el VIH invade estas células, el nivel de defensa del organismo ante nuevas infecciones cae y se produce un debilitamiento sistémico.

Cualquier infección normalmente neutralizada (como una gripe, por ejemplo) puede evolucionar hasta niveles potencialmente peligrosos para el organismo.

¿Cuándo el Vih se convierte en Sida?

Según observaciones minuciosas en pacientes con VIH, el SIDA (o sus signos y síntomas asociados) comienza a tener lugar cuando la carga celular de linfocitos T CD4+ cae por debajo de los 200 por micro – litro de sangre.
Esto es en la mayoría de los casos. Sin embargo, este fenómeno puede ser diferente de persona a persona, especialmente si ha padecido enfermedades inmunológicas como el Lupus Eritematoso Sistémico (o LES).

Dr. Natalio Cruz

Autor

Dr. Natalio Cruz


El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.