Medicina Sexual, Fertilidad, Urología y Andrología en Sevilla.

1. ¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una enfermedad infecciosa producida por la bacteria espiralada treponema pallidum. Las manifestaciones iniciales de la enfermedad son inflamaciones supurativas en la piel de las mucosas (genitales, ano y boca), especialmente por donde ocurrió el contagio. La sífilis puede avanzar por estadios clínicos que podrían extenderse por décadas, con periodos de aparente salud entre las etapas de evolución, lo que aumenta la dificultad para tratar la enfermedad o contenerla a nivel epidemiológico.

Las complicaciones más graves de la sífilis no tratada (o en asociación con otras infecciones de transmisión sexual) son la meningitis y algunas cardiopatías y síndromes neurológicos de delicado pronóstico, entre otros.

Según datos aportados por la misma Organización Mundial de la Salud, casi 6 millones de casos nuevos de sífilis son reportados cada año alrededor del mundo y, un total de 50 millones de infectados. Siendo esta, un importante problema de salud público en muchos países poco desarrollados.

Solo durante el año 2015, la sífilis (y sus complicaciones) cobraron la vida de 107.000 personas.

El incremento de la incidencia de la enfermedad se debe a un aumento general de la promiscuidad en las relaciones sexuales y algunas prácticas inseguras o sin protección.

PIDE CITA PRIVADA PARA HACERTE LAS PRUEBAS

En 24H/48H tendrás los resultados














captcha

2. ¿Qué produce la infección y cuál es su mecanismo de patogenicidad?

La sífilis es ocasionada por el contagio una bacteria gramnegativa en forma de espiral que se transmite de persona a persona por vía sexual o congénita (de madre a hijo).

Esta bacteria tiene la particularidad de no realizar el ciclo de Krebs (el necesario para obtener energía de los alimentos) por lo que está obligada a depender de otras células que sí lo realizan, para tomar sus nutrientes. Es decir que, la treponema pallidum solo puede sobrevivir infectando a organismos vivos como el ser humano.

El contagio por objetos infectados rara vez tiene lugar debido al hecho de que al cabo de unas horas expuesta al medio ambiente, la bacteria moriría por falta de nutrientes.

Esta bacteria causa daños en los tejidos que invade debido a que genera sustancias altamente antigénicas como la enzima hialuronidasa, que rompe las fibras de ácido hialurónico de la dermis para penetrar más profundamente y alcanzar los vasos sanguíneos.

Además de esta enzima, también posee hemolisinas, que llegan hasta las células sanguíneas y la destruyen.

El peptidoglicano de la membrana plasmática y el flagelo (porque es una bacteria altamente móvil) también genera una respuesta antigénica importante en el organismo. Esta respuesta se manifiesta en fiebre, malestar y procesos alérgicos.

3. ¿Cómo se transmite?

La sífilis puede contraerse por vía sexual (persona a persona) o por vía vertical (de madre a hijo).

Durante las relaciones sexuales sin protección, la bacteria puede pasar de un cuerpo a otro por contacto genital, bucogenital o anogenital.

Si existen úlceras cutáneas que puedan traspasar secreción muco – purulenta en la piel de la otra persona (aun cuando se use preservativo), puede ocurrir infección por la piel.

Ahora bien, la sífilis también puede transmitirse durante el periodo intrauterino con madre infectada (en la sífilis congénita).

El riesgo de adquirir sífilis durante una relación sexual normal es del 30 por ciento. Sin embargo, la probabilidad de que un niño adquiera la enfermedad durante la gestación es de 80 por ciento, por lo que deben tomarse medidas especiales para que el tratamiento sea tan pronto como ocurra el nacimiento.

Otra forma de contagio, muchísimo más rara en España, aunque algo más frecuente en otros países, es a través de transfusiones sanguíneas sin análisis previos, una práctica peligrosa y que se encuentra actualmente bastante regulada por las autoridades sanitarias de casi todos los países desarrollados

Haber padecido de sífilis en el pasado no protege ante las re-infecciones, las cuales son de hecho bastante frecuentes.

4. ¿Cuáles son sus síntomas?

La sífilis puede producir una gran cantidad de signos y síntomas, lo que dificulta el diagnóstico clínico diferencial con respecto a otras enfermedades infecciosas.

Dentro de estos síntomas se hallan:

  • Chancro indoloro y supurativo en la mucosa de infección: pene, vagina, boca, ano, garganta, cuello del útero, dedos, palmas del pie o glúteos. Fiebre y malestar general.
  • Erupción rojiza generalizada (exantema) en espalda, piernas, glúteos o abdomen.
  • Inflamación de ganglios linfáticos de la zona inguinal.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor articular.
  • Dolor de oído.
  • Visión borrosa y sensibilidad a la luz.

5. Clasificación de la sífilis

El tratamiento de esta enfermedad, depende de la evolución que haya tenido en un transcurso de tiempo y los signos y síntomas que haya manifestado.

Sífilis Primaria

Comienza a manifestarse alrededor del día 21 después de la infección y quizás varíe dependiendo del sistema inmunológico de cada individuo. Durante esta etapa, la enfermedad se caracteriza por la formación de una úlcera indolora (llamada chancro) en los genitales externos, el ano o en la mucosa bucal, donde haya ocurrido la transmisión inicial. También se presenta inflamación de los ganglios linfáticos de la zona (llamada adenopatías).

El chancro es una úlcera pequeña que no suele causar dolor y responde a una hiper – respuesta inmunológica en el sitio en el que ocurrió la transmisión de la bacteria durante la relación sexual. En ocasiones, puede secretar un líquido transparente con altos niveles de la bacteria, lo que se convierte en un foco de contagio por contacto directo.

Esta lesión cutánea puede tener lugar en la piel de los genitales, el ano o en sitios tan alejados como el cuello uterino, la boca y los labios o los dedos de la mano, especialmente en pacientes inmunodeprimidos.

Durante este periodo, la sífilis es contagiosa aun cuando no hayan comenzado a presentarse el chancro y la adenopatía.

Una coinfección con VIH podría acelerar este periodo y su evolución a etapas más graves y complicar el tratamiento en gran medida.

Sífilis Secundaria

Durante este periodo, que suele producirse cerca de los tres meses posteriores al contagio inicial, ya la bacteria ha entrado a la sangre y viajado por todo el cuerpo (fenómeno llamado bacteriemia) produciendo lesiones muco – cutáneas como el exantema (sarpullido rojo y abundante en espalda, glúteos, manos y pie), inflamación de ganglios linfáticos y malestar general: fiebre, cefaleas, náuseas y problemas visuales menores y del equilibrio (afección del oído interno).

En el 75 por ciento de los casos, en el momento que la sífilis se torna secundaria, ha desaparecido el chancro.

Al haber presencia de treponema pallidum en la sangre, cualquier órgano es vulnerable a que esta bacteria lo invada y origine infecciones localizadas, como endocarditis (en el corazón), neumonitis (en los pulmones) o meningitis (en el sistema nervioso central).

Sífilis Latente

Durante este periodo, la sífilis es asintomática y no contagiosa aunque sí detectable por pruebas sanguíneas. Esta latencia de la enfermedad se divide a su vez en dos estados: temprana (menor a un año de la infección) y tardía (cuando sobrepasó el año de haber ocurrido la infección). El riesgo de esta etapa reside en las recaídas, cuando la enfermedad no recibió manejo clínico (o fue insuficiente)

Sífilis Terciaria

En la sífilis terciaria no hay riesgo de contagio pero sí de que hayan síntomas más graves y a nivel sistémico. Estas complicaciones incluyen la sífilis cardiovascular (que puede producir daños en las estructuras de los grandes vasos sanguíneos como la aorta o en los delicados vasos sanguíneos del cerebro) y la neurosífilis. Ambas, de difícil tratamiento y pronóstico complejo.

6. ¿Diferencias entre hombres y mujeres?

No existen diferencias de gran relevancia entre infecciones por sífilis en hombres o mujeres. Pacientes con estados de debilidad inmunológica (independientemente del género) o mujeres en periodo de gestación, tienen trato más cuidadoso.

7. ¿Factores de riesgo de la enfermedad?

Tener una vida sexual “desequilibrada”, con cambios muy frecuentes de pareja o un alto número de coitos sin protección con preservativos de látex puede aumentar de gran manera la posibilidad de contraer sífilis en un futuro.

La existencia de otras infecciones por transmisión sexual (como el VIH) también suele ser un antecedente recurrente en los casos de sífilis.

8. ¿Cómo prevenir la sífilis?

El uso correcto y asiduo del preservativo de látex o condón es una importante manera de disminuir la incidencia de esta enfermedad, especialmente entre la población joven, la más afectada. También, evitar prácticas sexuales en las que no existe higiene suficiente o tener relaciones sexuales con personas excesivamente promiscuas y que no tomen medidas frecuentes, ayudan a prevenir que la infección se extienda.

Factores de riesgo de la gonorrea

9. ¿Cómo se diagnostica?

Los métodos diagnósticos de la sífilis se realizan a partir de una muestra de sangre o de un hisopado directo en el sitio de la lesión ulcerosa (chancro).

De una muestra se sangre pueden realizarse pruebas serológicas específicas para treponema pallidum (midiendo anticuerpos para este microorganismo) o generales para este y otras infecciones, a través del popular examen VDRL.

También, pueden realizarse análisis al líquido supurativo de los chancros o de la extracción de ganglios linfáticos con una jeringa. Estas muestras son tomadas directamente del paciente en el que se sospecha el diagnóstico de sífilis y se llevan a observación con microscopia de campo oscuro, una prueba altamente confiable y relativamente sencilla.

En todo caso, el mismo cuadro clínico del paciente (presencia de chancro, adenopatías, sarpullidos, etc.) y una entrevista médica que recabe sus antecedentes personales y sexuales podrán hacer sospechar un caso de sífilis probable. El resto de pruebas analíticas servirán para confirmar o descartar el diagnóstico.

Haz clic en este botón para llamar:dr-cruz-sevilla-urologia Haz clic en este botón para enviar un e-mail:dr-cruz-sevilla-urologia Haz clic en este botón para abrir el mapa:dr-cruz-sevilla-urologia

10. ¿En qué consiste el tratamiento?

Debido a que la sífilis es una infección bacteriana, su tratamiento se basa en la administración de antibióticos como la penicilina benzatínica (un tipo de penicilina sintética).

En pacientes con hipersensibilidad a este antibiótico, se recomienda el uso de otros fármacos como la doxiciclina o las tetraciclinas.

A menudo, estos tratamientos son administrados por vía intravenosa y de forma simultánea en las parejas sexuales.

11. ¿Cómo se trata la sífilis congénita??

La sífilis congénita es una patología delicada, debido a que se presenta en niños, puede causar deformaciones y, el uso de ciertos medicamentos que podrían causar daños en órganos vitales (como el hígado o los riñones).

El tratamiento de elección es la penicilina por vía intravenosa. En mujeres gestantes infectadas con treponema pallidum se realiza una única administración de este antibiótico, especialmente en los primeros meses.

Preguntas Frecuentes

¿Puedo tener relaciones sexuales padeciendo sífilis?

Aunque los médicos recomiendan disminuir la frecuencia de las relaciones sexuales, siempre que el paciente esté en control médico, constantes chequeos y que además, se proteja a sí mismo y a su única pareja con el uso de preservativos de látex a la hora de tener encuentros sexuales, no existen inconvenientes de mantener una vida sexual activa y responsable.

Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

¿Quieres preguntar o comentar algo sobre tu caso?

Puedes dejarnos un comentario o escribirnos por privado a info@andromedi.com

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

*