Medicina Sexual, Fertilidad, Urología y Andrología en Sevilla.

Estenosis y otros problemas de la uretra

1 – ¿Qué es la estenosis de la uretral? ¿Por qué se produce?

La uretra es un conducto que conecta la vejiga con el exterior, es de longitud variable dependiendo del sexo. Su función es excretora, sin embargo, en el caso del hombre ejerce una función reproductiva ya que a través de ella también es expulsado el líquido seminal.

Llamamos estenosis a una estrechez de la uretra, es decir, una disminución en el calibre de este conducto. Puede sucederse debido a procesos infecciosos de repetición en el caso de personas adultas o congénita como resultado de malformaciones del neonato relacionadas con el tracto urinario.

La estenosis uretral afecta notablemente el proceso de la micción, en algunos casos incluso lo impide en su totalidad ocasionando graves complicaciones.

¿En que consiste el proceso de la micción?

La orina se forma en los riñones y es el resultado de los procesos de depuración de diversas sustancias producidas en el cuerpo. Viaja a través de 2 estructuras elásticas y tubulares, una en cada riñón, denominadas uréteres. Estas conectan con la vejiga, un órgano hueco músculo-membranoso, que además de recibir la orina la almacena y posteriormente la expulsa al exterior a través de la uretra y finalmente el meato urinario.

Para que ocurra la micción (orinar, o vulgarmente en España “mear” o “hacer pipí”) además de ser necesaria la presencia de orina en la vejiga, también se necesita del reflejo miccional. Esto consiste en un estímulo dado por las fibras musculares distendidas de la vejiga a los nervios que la inervan, estos envían la información al cerebro y este hace saber al cuerpo de manera consciente que debe orinar. En ausencia de este reflejo se puede inducir la micción voluntaria.

El músculo de la vejiga es de acción voluntaria por lo cual puede ser controlado, es por ello que se pueden retener las ganas de orinar por un cierto tiempo, cuando de alguna manera se afecta la capacidad contráctil de este músculo aparece la incontinencia urinaria.

2 – Estenosis de uretra congénita o de nacimiento

Hemos mencionado que existen dos formas de presentación de la estenosis, una de ellas es la congénita en recién nacidos. Se trata de una malformación embrionaria que tiene diversas causas, pero a ciencia cierta no se ha definido con exactitud. Sin embargo sí se sabe que puede deberse a errores en la formación a partir de las capas germinales, en este caso el endodermo, a partir de él es que se forma la uretra. Todo esto se traduce en disminución de la luz (diámetro) de la uretra. Las causas más frecuentes son:

  • Malformaciones a nivel de la uretra u órganos vecinos como la vejiga.
  • Presencia de uretrales.
  • Persistencia del uraco.

Estenosis uretral en niños

Cuando la causa se da en bebés recién nacidos (patología congénita) puede diagnosticarse incluso antes del nacimiento por medio de ecografía y se ha de tener en cuenta que puede estar acompañada de otras malformaciones genitales.

Una vez pasada los primeros años de vida, también puede desarrollarse debido a traumatismos usualmente asociados a la práctica de deportes de contacto como el fútbol, rugby o equitación entre otros. En estos casos adquiridos, los niños pequeños suelen ser el sexo más afectado.

En el caso de traumatismos, la estenosis no aparece inmediatamente después de este, es necesario un periodo de tiempo para la formación del tejido fibroso en el segmento uretral afectado.

Síntomas de estenosis meatal en niños y diagnóstico en consulta

Las estenosis uretrales son relativamente poco frecuentes en niños, es decir, su prevalencia es baja entre la población. Muchas veces sus síntomas son atribuidos a causas infecciosas o inflamatorias, por lo que un buen interrogatorio médico a la madre puede orientar el diagnóstico.

  • ¿El niño demora bastante tiempo en el baño al orinar?
  • ¿Refiere ardor al orinar? ¿Evite orinar para así no sentir el ardor? ¿Genera retención urinaria?
  • ¿Goteo postmiccional? Es frecuente que después de la micción el niño presenta pérdidas de orina en pequeñas gotas.

Tras la exploración y anamnesis, el diagnóstico de confirmación suele ser la ecosonografía. Otros métodos son la uretrografía retrógrada y en algunos casos más complejos el uso de exploración endoscópica.

Tratamiento

El tratamiento y manejo de estos casos depende del compromiso de la uretra. Si se debe a causas adquiridas los procedimientos son destinados a la dilatación del conducto mientras que si es debido a causas congénitas es necesaria una evaluación de las condiciones del resto del aparato genitourinario para descartar otros problemas asociados.

El tratamiento casi siempre es quirúrgico sin embargo en algunos casos donde la estenosis es muy leve, se mantiene una conducta de revisiones periódicas a fin de determinar si la magnitud de la estenosis no varía en el tiempo.

Actualmente el abordaje de este tipo de patologías se realiza mediante endoscopia, practicándose una uretrotomia y en casos más complejos una uretroplastia abierta.

3 – Estenosis uretral en hombres adultos

En adolescentes o personas adultas la estenosis no suele evidenciar su existencia hasta que la uretra está bastante comprometida, es decir cuando ya hay disminución considerable del volumen urinario excretado.

Un hombre puede nacer con una estenosis congénita muy leve que no se detecte y años más tarde, entrado en una edad avanzada donde se añaden otros factores propios del envejecimiento, donde empiezan a aflorar los síntomas.

Como ya hemos visto en el apartado anterior, en otros casos la estenosis puede ser adquirida. La causa más frecuente vuelven a ser los traumatismos, por lo que la edad de aparición suele ser menores de 35 años. Estos traumatismos producen una cicatrización con la seguida aparición de tejido fibrótico, que va a ser el responsable de la obstrucción.

Síntomas más comunes en la estenosis uretral en el adulto

Esos son los síntomas más frecuentes sin embargo la intensidad de los mismos puede variar según el grado de la estenosis:

  • Disuria o ardor al orinar.
  • Chorro urinario doble y débil.
  • Tenesmo miccional, esto consiste en el deseo de orinar y la necesidad de pujar para lograr el vaciamiento de la vejiga.
  • Debido a las retenciones urinarias constantes es muy frecuente la aparición de las infecciones urinarias.

Causas de Estenosis uretral en adultos

  • Traumatismos: Ocupan el primer lugar ya que es muy común que durante la adolescencia y adultez joven se produzcan golpes en el área genital durante deportes y relaciones sexuales de intensidad elevada. Estos traumatismos no solo son capaces de causar estenosis uretral, sino que también pueden ser responsables de daños a nivel testicular.

    En cuanto a traumatismos estos no solo se refieren una agresión directa en el área genital, estos también abarcan los traumatismos que puedan ocurrir en el área perineal como por ejemplo los que ocurren al montar a caballo o manejar bicicleta o motocicletas.

    La forma iatrogénica también es una causa posible, ya que si en el momento de colocar una sonda vesical no se elige el calibre correcto o no se aplica una técnica adecuada se puede lesionar la uretra a lo largo de su recorrido. Tras sanar esa lesión quedará tejido cicatrizar que va impedir el flujo correcto de orina a través de la uretra.

  • Enfermedades de transmisión sexual: Juegan un papel importante en cuanto a la etiología de la estenosis uretral. Una vez que se ha contraído una infección de transmisión sexual las lesiones no quedan confinadas al área genital, estas son extendidas a los órganos vecinos en este caso el sistema urinario específicamente la uretra y la vejiga, el tejido fibroso resultado de la curación de las lesiones, se comporta como una obstrucción por lo que impide el paso libre de la orina. Estos cambios ocurren porque en su mayoría las infecciones sexuales cursan con un periodo asintomático donde el agente infeccioso se reproduce y causa el daño, una vez que esto ocurre es que empiezan a visualizarse los síntomas característicos de cada enfermedad.
  • Uretritis: Es el término utilizado para referirse al proceso inflamatorio de la uretra que pueden puede deberse a múltiples causa., siendo las uretritis recurrentes una causa de estenosis uretral a largo plazo. En algunos casos la uretritis puede comportarse como una pseudo-estenosis uretral ya que por la inflamación la luz del canal uretral está comprometida pero una vez resuelto el proceso infeccioso esta recupera su funcionalidad.
  • Causas desconocidas: Causas desconocidas: Un pequeño porcentaje responde a causas idiopáticas o desconocidas, donde no hay un antecedente traumático o de alguna otra enfermedad, e incluso alteración genética que explique la aparición de la estenosis.

Complicaciones más frecuentes de la Estenosis uretral

  • Cistitis crónica o recurrente: Es la inflamación de la vejiga. La distensión constante ocasionada por la acumulación de orina, provoca que las fibras musculares vayan perdiendo su capacidad contráctil por lo que permanece distendida aun cuando esté vacía o con poco volumen urinario. Esto a su vez favorece a la inflamación del órgano, lo que de manera simultánea perpetúa el ciclo, ya que cuando la vejiga está inflamada se distiende.
  • Reflujo vesicoureteral secundario: Se debe a la incapacidad de la vejiga de vaciarse de manera efectiva, esto ocasiona un flujo retrógrado de la orina de vuelta hacia los uréteres y riñones.
  • Hidronefrosis: Se presenta como resultado del reflujo vesicoureteral. La orina que se regresa a los uretras y riñones se acumula en ellos y en la pelvis renal, ocasionando una inflamación del parénquima renal.

Tratamiento

  • Uretrotomia interna o dilatación: Consiste en realizar una dilatación con el empleo de unos dilatadores especializados, y guiado por imagenología.
  • Cateterismo.
  • Uretroplastia abierta: Está indicada en las estenosis localizadas y que representan una tasa elevada de infecciones y molestias recurrentes.

4 – Otros problemas uretrales

Existe una amplia variedad de trastornos que afectan las vías urinarias en cada uno de sus componentes, por ello es importante conocer algunos de los más comunes, para identificarlos a tiempo y acudir al médico apenas se noten los síntomas tempranos.

  • Uretrocele: Es el término para describir el prolapso uretral en la mujer, consistente en una debilidad de los músculos que mantienen firme a la uretra ocasionando que esta (o los músculos que la sostienen) cuelguen a través de la pared vaginal.
  • Diferencias entre estenosis meatal y estenosis uretral: En la estenosis meatal hay una disminución de la abertura del meato urinario, en su mayoría por tejido fibroso, al contrario de la uretra que es un canal, formado por porciones músculo membranosas, que comunican con la vejiga, tener una estenosis meatal no es igual que tener una estenosis uretral. Tienen ciertos síntomas similares como un flujo urinario disminuido, sin embargo, el tratamiento en la estenosis meatal es más sencillo, muchas veces con el uso de esteroides tópicos hay una mejoría considerable y en casos más complejos la cirugía ambulatoria con anestesia local soluciona el problema completamente.
  • Diferencias entre uréter retrocavo vs estenosis uretral: Aunque ambos términos sean alusivos a el sistema genitourinario, no son para nada similares, en primer lugar, el uréter retrocavo se refiere a una malformación congénita en la cual el uréter no tiene su disposición habitual, debido a que adopta una forma espiral en torno a la vena cava siendo comprimido por ella y ocasionando como resultado una hidronefrosis. La diferencia más notable entre la estenosis uretral y el uréter retrocavo es que, la primera se trata de una patología a nivel de la uretra que a largo plazo puede ocasionar una hidronefrosis, si, sin embargo, no se trata una alteración de los uréteres como si es el caso del uréter retrocavo.
  • Estenosis Inflamatoria distal de conducto eyaculador: Las causas de obstrucción o estenosis de los conductos eyaculadores pueden ser congénitas o adquiridas y dentro de estas últimas las más frecuentes son las inflamatorias e infecciosas, especialmente en la edad reproductiva.
  • Las enfermedades de transmisión sexual y otras como la tuberculosis genital y la parotiditis, producen una inflamación en el área que puede terminar en la formación de abscesos, cálculos y cicatrices a lo largo del conducto lo que se traduciría en una estenosis de los conductos. Las infecciones de origen bacteriana tienen peor pronóstico debido a que el infiltrado inflamatorio puede culminar en un daño irreversible de los conductos por lo que el hombre quedaría con serios problemas de fertilidad.
Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

Página actualizada el

¿Quieres preguntar o comentar algo sobre tu caso?

Puedes dejarnos un comentario o escribirnos por privado a info@andromedi.com

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

*

Una respuesta a Estenosis y otros problemas de la uretra

  • Vir Spain dice:

    Hola, nos gustaría pedir cita para una revisión con nuestro hijo de un año. Nos ha dado su contacto la madre de Samuel, que lo operó usted hace algunos meses, muchas gracias