Robot Da Vinci para problemas de próstata

TRATAMIENTOS para Problemas de Próstata

Robot Da Vinci para problemas de próstata

La cirugía robótica con el sistema Da Vinci® es la manera más segura, novedosa y precisa de operar la glándula prostática ante un agradamientoagrandamiento excesivo por cáncer, siendo un procedimiento mínimamente invasivo con excelentes resultados posoperatorios y con muchos beneficios para el paciente comparándolo con otras técnicas. En las Clínicas Andromedi (Sevilla, Tenerife y Madrid), siempre en constante búsqueda de adoptar tecnología de vanguardia para darle un mejor servicio a nuestros pacientes, ofertamos de forma permanente esta novedosa cirugía robótica en colaboración con el Dr. Manuel Ruibal (director del grupo quirúrgico Suturo), y el Dr. Antonio Medina.

Play Video
Robot Da Vinci para problemas de próstata

Índice de contenido

Play Video
VENTAJAS DEL SISTEMA DA VINCI

Ventajas de la Cirugía Robótica vs. Cirugía Tradicional

Las ventajas de este sistema son muchas en comparación con la cirugía tradicional, en la que era necesario hacer grandes incisiones en la piel para exponer y cortar la próstata, lo que conllevaba bastantes riesgos.

robot da vinci

El robor Da Vinci es última tecnología e innovación

¿Por qué la cirugía con el robot Da Vinci® es la mejor opción para la próstata?

El robot Da Vinci®   tiene muchas características que lo convierten el aliado ideal del cirujano urólogo para operar la próstata dado que cuenta con tecnología de última generación en cuanto a movimiento milimétricos y precisos se trata.

Este robot no trabaja por sí solo, detrás de él tiene que estar una persona altamente capacitada en ejecución de procedimientos quirúrgicos y con amplia experiencia en el área de las prostatectomías.

Si los movimientos son más precisos se producen entonces menos cortes innecesarios, en menor tiempo y con un riesgo muy reducido de posibles complicaciones quirúrgicas, dando así, un mejor pronóstico a la enfermedad y más rápida recuperación de la misma.

Beneficios para el paciente

Ventajas para el cirujano

¿Cuándo el robot Da Vinci® es la mejor opción?

La técnica robótica Da Vinci® está especialmente indicada en casos en los que es necesario extraer la glándula prostática por algún tipo de neoplasia maligna (carcinoma) infiltrante que aún no se ha convertido en un tumor metastásico, lo quiere decir que no se ha diseminado a otros órganos y tejidos del organismo.

Además, del cáncer prostático, el robot Da Vinci®   ha demostrado excelentes resultados y mejoría significativa en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata en volúmenes glandulares de más de 88cc y es, de hecho, el tratamiento de elección en los más importantes centros de atención urológica alrededor del mundo, como el nuestro.

Las razones son obvias: esta técnica de vanguardia preserva al máximo la función eréctil del pene y la capacidad voluntaria de la micción entendiendo que la cirugía convencional muy a menudo suele cortar la inervación de esta zona, trayendo consigo incómodos, molestos e incapacitantes problemas sexuales, urinarios e incluso, de estética. 

¿Está buscando precios o información?

Utilice nuestro asistente virtual y reciba en su e-mail todo lo relacionado con los tratamientos que le interesan. Presupuestos, tiempos de recuperación, hospitalización, posibilidades de financiación mes a mes, etc.

En apenas unos minutos y sin compromiso alguno.

En cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos le informamos que los datos por Vd. proporcionados serán objeto de tratamiento por parte de Andromedi con la finalidad de prestarle el servicio solicitado y/o contratado. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Para más información puede consultarla pinchando aquí.

Da vinci pantalla operacion 2
PROCEDIMIENTO

¿Cómo es el procedimiento quirúrgico?

Da vinci pantalla operacion 2

Dentro de las principales cosas que preguntan los pacientes que se someterán a la intervención están: 

Info

Info

¿Cómo prepararse para la cirugía?

Antes de la cirugía, el paciente debe ir a consulta con un médico anestesiólogo para evaluar la respuesta del organismo a ciertos fármacos que serán necesarios a la hora de la operación.

También, el médico tratante encargará algunas analíticas de laboratorio como hematología general y tiempos de coagulación para revisar el estado general de salud junto a algunas otras pruebas como radiografías y un  electrocardiograma (especialmente si el paciente es de edad avanzada o padece alguna enfermedad cardiaca).

En todo este proceso, el paciente tiene el derecho de hacer preguntas y el médico, el deber de aclararlas para que el paciente pueda sentirse tranquilo y confiado en el procedimiento.

Es recomendable también que el paciente se ocupe de su higiene personal en los días previos a la cirugía. Esto incluye lavarse con agua y jabón el área pélvica y genital y también, en lo posible, rasurarse el vello púbico y alrededor del ombligo.

Anestesia ¿De qué tipo?

Para que el procedimiento sea totalmente seguro e indoloro, se usa anestesia general adaptada al paciente. Esto se determina desde la consulta preoperatoria con el especialista en anestesiología, que también acompañará todo el proceso de la cirugía, dentro del quirófano.

Tiempo de duración de la cirugía

La cirugía varía en duración dependiendo del tamaño de la próstata (por el tumor), las estructuras pegadas a la glándula (como los nervios del pene) y cualquier otra dificultad que pudiera ocurrir pero en términos generales dura de 2 a 4 horas.

La intervención ¿Cómo es?

Ya dentro del quirófano y luego de administrar la anestesia al paciente, el cirujano realiza unas cuatro o cinco incisiones pequeñas de unos 8 mm de largo en la pared abdominal inferior para insertar los instrumentos robóticos que harán el trabajo.

Esto último es ejecutado y supervisado (en todo momento) por un cirujano ayudante. Este estará junto al paciente y al robot Da Vinci® evaluando el procedimiento mientras que el cirujano principal ejecuta los movimientos desde la consola de control.

Luego, el robot irá hasta la zona anatómica de la próstata y la examinará (con una cámara de vídeo de altísima resolución). Esto permitirá evaluar los próximos movimientos. Así, se podrá determinar dónde y cuánto cortar por medio del sistema Da Vinci®.

Una vez que la próstata se ha cortado y separado de las estructuras anatómicas vecinas, el mismo robot la hala cuidadosamente hacia afuera y finalmente, se realizan las suturas de las incisiones (tanto externas como internas) y el procedimiento ha finalizado.

¿Qué ofrece el sistema Da Vinci® como mejor opción a la cirugía abierta?

Dentro de las características especiales que tiene el sistema Da Vinci® se puede destacar:

Tiempo de recuperación postoperatorio

Suele ser bastante rápido en comparación con otras cirugías, entre una y dos semanas, en las cuales el paciente debe cuidarse, permanecer de reposo físico e ir al médico cuando sea indicado. Luego de este tiempo, el paciente puede ir retomando sus actividades cotidianas (como ir al trabajo o hacer ejercicio) de manera progresiva.

Consejos y cuidados posoperatorios

Luego de la cirugía, el paciente recibe todas las instrucciones necesarias para cuidar de las heridas operatorias (que son de por sí, diminutas) desde la comodidad de casa y también, se indicará las fechas de las siguientes consultas médicas para evaluar el progreso de la intervención. Básicamente y a grandes rasgos, los cuidados posoperatorios contemplan una buena higiene del área (para prevenir infecciones) y evitar actividad física intensa que pudiera lastimar o reabrir las heridas operatorias.

Posibles complicaciones de la cirugía

Dentro de las posibles complicaciones de la cirugía de próstata con el sistema robótico Da Vinci® están las infecciones, los pequeños sangrados y el dolor (que se trata con analgésicos de venta libre). Afortunadamente, estas complicaciones suelen ser extremadamente raras, pero es importante que el paciente esté al tanto de ellas.

Relaciones sexuales después de la cirugía ¿Cuánto tiempo hay que esperar?

Con un mes de abstención de relaciones sexuales es suficiente, sin embargo, todo dependerá de las indicaciones del médico, pero podría ser incluso, menor a un mes.

Un sistema innovador

¿En qué consiste la instrumentación técnica Sistema Da Vinci®?

Detrás del robot Da Vinci® hay muchos años de investigación científica y perfeccionamiento tecnológico y humano para permitir esta maravilla de la cirugía moderna. Este sistema consiste en tres elementos fundamentales:

Consola de control

La consola de control no es más que el sitio donde se ubica el cirujano, a un lado del área donde se realizará la intervención quirúrgica (dentro del mismo quirófano pero alejado del paciente).

El cirujano urólogo se sienta de manera cómoda frente a una consola que cuenta con pantallas de alta definición capaces de dar las mejores imágenes del área quirúrgica en tiempo real (algunas en 3D) mientras que también, tiene delante de él los controles maestros que permiten reconocer los movimientos (con todas sus características como intensidad, fuerza, frecuencia, amplitud, etc.) para convertirlos en señales computarizadas que se transmitirán al robot.

Torre de observación (o de visión del cirujano)

La torre de observación no es más que todo el sistema computarizado de producción y visualización de imágenes en HD de la cirugía. De ahí, el cirujano está al tanto de todo lo que ocurre dentro del cuerpo del paciente y puede ir ejecutando las técnicas quirúrgicas necesarias para cortar y extraer la próstata.

Consola quirúrgica

Este es el robot propiamente dicho, llamado Da Vinci X® y está ubicado al lado de la camilla del paciente. Dicho robot cuenta con cuatro brazos, cada uno con un objetivo quirúrgico diferente como cortar, pinzar, suturar, etc.

Estos brazos reciben órdenes directas de la computadora central que recoge las maniobras y articulaciones manuales del cirujano en el mismo tiempo que las lleva a cabo dentro de la consola de control.

Los brazos del robot Da Vinci® tienen la capacidad de moverse en una amplia variedad de ángulos, adaptado a las necesidades del tejido y del órgano que se esté operando.

 

Da vinci herramientas 3 jpg
Otras aplicaciones quirúrgicas

Además de la Próstata ¿En qué otros tratamiento es útil este sistema?

Aunque este sistema es sorprendente y novedoso, por lo pronto solo está disponible (dentro del campo de la cirugía urológica) para las prostatectomías y las pieloplastias, pero pronto será posible realizar muchas otras intervenciones quirúrgicas. Es un área en pleno desarrollo y se proyecta como el futuro de la cirugía urológica.

Las pieloplastias son un tipo de cirugía que se realiza para tratar las obstrucciones ubicadas en un sitio anatómico del riñón llamado unión uteropélvica, lo que produce serios problemas en la función renal, dolor intenso y puede poner en peligro la integridad del órgano.

Esto constituye una verdadera emergencia urológica y debe ser tratada de manera inmediata, apenas sea diagnosticado. En resumen, las áreas de aplicación más demandadas son estas:

Técnicas y tratamientos

¿Por qué se realiza una cirugía de próstata?

La próstata es, por mucho, el principal órgano exclusivo del sexo masculino que más problemas causa a partir de los 45 años, pero afortunadamente, cada vez más surgen soluciones médicas altamente sofisticadas como esta.

En este artículo hablaremos sobre múltiples aspectos de la cirugía robótica con el sistema Da Vinci® para tratar enfermedades prostáticas, el cual es un servicio de vanguardia urológica que ofrecemos en nuestra clínica.

Una cirugía de próstata es un tipo de tratamiento definitivo para muchas afecciones de la glándula masculina más importante. Casi siempre, este procedimiento quirúrgico contempla la extirpación de una parte (parcial) o total de la próstata, dependiendo del grado de la enfermedad y también, la extensión de la misma como un tumor.

En este siguiente apartado se hablará acerca de las dos patologías preponderantes en la próstata y que, afortunadamente, consiguen en este tipo de novedosa terapia quirúrgica, un tratamiento definitivo, eficaz y completamente seguro para el cáncer de próstata, el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo (SANP) y el tan común agrandamiento prostático (o HBP) en varones mayores de 45 años de edad.

Sintomatología

1. Hiperplasia Beningna de Próstata

Es necesario comenzar con esta patología por varias razones de peso, tales como su elevada prevalencia en la población masculina de mayor edad, la gran cantidad de consecuencias negativas que produce en la salud sexual, reproductiva y mental, las serias complicaciones a la que puede dar lugar si no se trata efectivamente (como los tumores malignos) y los increíbles resultados que se consigue tras una cirugía con el robot Da Vinci®.

¿Qué es la hiperplasia beningna de próstata?

La HBP como es mejor conocida no es más que un agrandamiento no cancerígeno de la glándula prostática en el hombre que puede dificultar seriamente la micción y por supuesto, la calidad de vida del paciente que lo padece. 

Causa qué tan común es

La HBP es una enfermedad que se asocia con la vejez porque suele aparecer a partir de la quinta década de vida, especialmente en aquellos individuos con muchos factores de riesgo como los malos hábitos alimenticios, el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad y por supuesto, la predisposición genética y la diabetes. 

Su prevalencia es muy alta, calculada en 50 % en hombres de 50 a 80 años y de 88 % en mayores de 80 años. 

No obstante y a pesar de su alarmante presencia en estos grupos de edad, un significativo porcentaje de casos de agrandamiento de próstata siguen siendo subtratados o no diagnosticados por vergüenza u otros estigmas sociales de ir a chequeos urológicos o a buscar ayuda cuando los síntomas comienzan a aparecer.

Síntomas de la HBP

El primer y más sugestivo síntoma es la disminución de la fuerza del chorro de orina (flujo miccional) que hace que los hombres sientan dolor y mayor necesidad de pujar para que el líquido sea eliminado a través del pene. 

En los casos más graves de HBP, la obstrucción de la uretra puede ser completa y es necesario insertar una sonda vesical para drenar la orina. Esto es peligroso y se considera como una emergencia urológica ya que podría lesionar los delicados tejidos de los riñones o romper la vejiga. 

Otros síntomas de la HBP incluyen:

En los casos más graves de la enfermedad, signos y síntomas podrían ocurrir:

Diagnóstico de la HBP

Diagnosticar este problema de salud masculina pasa por la realización de una historia clínica al paciente en la que se recojan datos importantes acerca de los antecedentes de salud y hábitos de vida.

Una herramienta importante en la historia clínica del paciente urológico que consulta por problemas sugestivos de agrandamiento prostático es el cuestionario IPSS que, modo de test, se puede clasificar la severidad de los síntomas en:

Además de este cuestionario o Test IPSS, la evaluación prostática incluye:

andromedi tratamiento peyronie titulares 02

"El tratamiento del agrandamiento benigno de la próstata depende en gran medida de la edad del paciente, la severidad del problema, las complicaciones que hayan podido surgir y por supuesto, la respuesta que la glándula ha tenido a las terapias aplicadas".

Tratamiento de la HBP

El tratamiento del agrandamiento benigno de la próstata depende en gran medida de la edad del paciente, la severidad del problema, las complicaciones que hayan podido surgir y por supuesto, la respuesta que la glándula ha tenido a las terapias aplicadas.

En una primera instancia, cuando la HBP no está muy desarrollada, se examina periódicamente. En muchos casos, el crecimiento anómalo de la próstata inicia pero se detiene, se revierte o se enlentece al cabo de unos meses o años por sí solo sin tratamiento.

Pero si el problema continúa o se agrava, es necesario recurrir a:

Da vinci incision
Da vinci operacion camara

Cirugía para tratar la HBP

La cirugía de próstata o adenomectomía es el principal tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Es, de hecho, el gold standard de todos los tratamientos para esta patología por su altísima capacidad de obtener resultados duraderos y confiables. No obstante, el gran problema de esta técnica se relaciona con su naturaleza quirúrgica, que implica abertura abdominal, sangrado, riesgo de infecciones, incontinencia urinaria, disfunción eréctil, etc.).

Afortunadamente, en las últimas décadas se ha perfeccionado un nuevo método que ya ha mostrado excelentes resultados, comparados con los de la cirugía convencional sin la agresividad de esta última. Este método es la cirugía robótica con el sistema quirúrgico Da Vinci®.

Da vinci operacion camara

¿Qué hace el robot Da Vinci® por la HBP?

Sea cual sea el tratamiento quirúrgico, el elemento clave es la precisión. Especialmente en esta patología, donde se manipula directamente un órgano con tantas implicaciones en la salud reproductiva del varón como lo es la próstata.

El robot Da Vinci® tiene una excelente calidad de visión mientras que se destaca por sus movimientos finos, precisos y exactos. Por esta razón, esta técnica es hoy la opción quirúrgica de elección en el tratamiento de la hiperplasia de próstata.

Este tratamiento es una intervención quirúrgica mínimamente invasiva y segura que se realiza con un sofisticado sistema robótico controlado por el cirujano.

Dicho especialista (el cirujano urólogo experto en la manipulación del robot Da Vinci®) opera el aparato por medio de unos mandos, sentado en una consola a unos cuantos metros de distancia del paciente.

El sistema traduce las maniobras del cirujano en movimientos reales y precisos en el cuerpo del paciente, reduciendo así, la posibilidad de fallos y con una excelente visualización del campo quirúrgico en tiempo real por medio de cámaras de vídeo especializadas.

Pero… Es un robot…

El término “robótico” suele confundir fácilmente a la gente pero el cirujano realiza la cirugía con el sistema Da Vinci®  utilizando instrumentos que guía a través de una consola.

El paciente está acompañado por profesionales de alto nivel y monitorizado bajo un ambiente seguro y bien controlado. 

El sistema Da Vinci® traduce los movimientos de la mano del cirujano en la consola en tiempo real, doblando y rotando los instrumentos mientras el procedimiento es realizado. Los finos y precisos instrumentos del aparato se mueven como una mano humana pero obviamente, con una mayor amplitud del movimiento.

Este robot no realiza cirugías, solo ejecuta los movimientos con una elevada exactitud bajo las órdenes del cirujano, en el cual la experiencia es clave para obtener los mejores resultados.

Financiación
Financiación

Si desea más información sobre procedimientos, precios y posibilidades de financiación, no dude en contactarnos sin compromiso a través de nuestra sección de contacto, llamando al teléfono (+34) 615 55 11 55, o enviándonos un email a

Financiación
Financiación

Si desea más información sobre procedimientos, precios y posibilidades de financiación, no dude en contactarnos sin compromiso a través de nuestra sección de contacto, llamando al teléfono (+34) 615 55 11 55, o enviándonos un email a

Tratar el cáncer de Próstata

2. ¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata (o prostático) es el principal tipo de neoplasia maligna que afecta esta glándula masculina, especialmente después de los 65 años de edad.

El carcinoma prostático es el tipo de tumor maligno más frecuente en los varones adultos de Europa (450,000 casos nuevos cada año) y constituye la segunda principal causa de muerte por cáncer en este continente.

En esta enfermedad se van formando células malignas (con el material genético defectuoso) de manera descontrolada dentro de los diferentes tipos de tejidos de la glándula, haciendo que aumente de tamaño y amenace con comprimir estructuras vecinas o propagar esta malignidad a células sanas de otras partes del cuerpo del varón.

El cáncer de próstata puede pasar desapercibido durante mucho tiempo, debido a que tiene un desarrollo lento y que en las primeras etapas no produce síntomas significativos, complicando así el tratamiento y dentro de los síntomas más comunes se destacan la dificultad para orinar (dada la anatomía prostática).

A pesar de su elevada incidencia, la tasa de supervivencia del cáncer de próstata en Europa es relativamente alta y cada año, aumenta más. 

De acuerdo con la Sociedad Europea de Urología (SEU), el 80 % de los varones diagnosticados con esta enfermedad siguen con vida pasados 10 años desde el diagnóstico gracias a la eficacia de los tratamientos disponibles y la mayor precisión de los métodos de detección.

En España, la cantidad de casos nuevos cada año ronda los 33,000 mientras que el número de fallecidos es cercana a 6,000. 

¿Pero cómo se hace este diagnóstico?

El diagnóstico de esta enfermedad tiene varias fases, la primera de ellas busca descartar (o comprobar) el agrandamiento de la próstata por medio de métodos sencillos como el tacto rectal y la segunda fase, confirma el problema valiéndose de procedimientos de laboratorios como niveles sanguíneos de antígeno prostático y una biopsia del tejido.

El riesgo de desarrollar cáncer de próstata aumenta con la edad y por ello se aconseja realizar controles prostáticos desde los 50 años de edad o desde los 45 años si existen antecedentes familiares de la enfermedad (padres, hermanos o abuelos). 

Afortunadamente, debido a los avances científicos actuales, la detección del cáncer de próstata es mucho más rápida y menos incómoda que en el pasado, mejorando significativamente la calidad de vida de muchos pacientes si el diagnóstico ocurre en las fases iniciales del desarrollo del tumor.

Tratamiento del cáncer de próstata

El tratamiento depende del grado de afectación pero puede ir desde quimioterapia y radioterapia hasta cirugías para extirpar el tejido afectado por el cáncer (llamadas prostatectomías) en las cuales, el sistema Da Vinci® es actualmente el tratamiento de elección según las recomendaciones de las Sociedades Internacionales de Urología.

El gran Gold Standard de los tratamientos del cáncer de próstata es la prostatectomía debido a que extrae una importante cantidad de tejido glandular sensible a seguir creciendo descontroladamente, aún con los tratamientos farmacológicos y la radioterapia. Mientras el carcinoma esté confinado a los tejidos del órgano, la cirugía logrará eliminar el problema completamente.

Las prostatectomías tienen como objetivo:

Las prostatectomías
Las prostatectomías

Las prostatectomías son cirugías complejas que requieren un alto nivel de precisión técnica ya que se realiza una extirpación total (o casi total) de la próstata y los tejidos que la rondan, como algunos ganglios linfáticos o las vesículas seminales si existe diseminación de células cancerígenas en esta zona, pero el gran dilema son las estructuras no implicadas en el cáncer que podrían ser lesionadas con la intervención como los nervios eréctiles.

Las prostatectomías
Las prostatectomías

Las prostatectomías son cirugías complejas que requieren un alto nivel de precisión técnica ya que se realiza una extirpación total (o casi total) de la próstata y los tejidos que la rondan, como algunos ganglios linfáticos o las vesículas seminales si existe diseminación de células cancerígenas en esta zona, pero el gran dilema son las estructuras no implicadas en el cáncer que podrían ser lesionadas con la intervención como los nervios eréctiles.

Si se extrae la glándula prostática (al menos por cirugía abierta) es probable que se diseccionen los nervios encargados de la erección del pene que, anatómicamente están íntimamente relacionados con la cápsula de la próstata, produciendo así, consecuencias negativas para la función urinaria y sexual como la disfunción eréctil o DE.

No obstante, la extracción quirúrgica de la próstata sigue teniendo ventajas sobre el resto de tratamientos no quirúrgicos (quimioterapia, radioterapia, etc.) tales como:

Ahora bien, dentro de la cirugía para tratar el cáncer de próstata, el robot Da Vinci®  es por mucho, la mejor opción.

Su altísima exactitud al momento de localizar y extraer el tejido cancerígeno de la próstata mientras que cuida las estructuras vecinas, lo hacen el método quirúrgico mínimamente invasivo ideal para tratar esta patología.

andromedi tratamiento peyronie titulares 02

"Su altísima exactitud al momento de localizar y extraer el tejido cancerígeno de la próstata mientras que cuida las estructuras vecinas, lo hacen el método quirúrgico mínimamente invasivo ideal para tratar esta patología".

Con el Da Vinci® las prostatectomías por cáncer de próstata suelen tener un nivel de eficacia de más del 80% con:

Con respecto a las complicaciones y efectos colaterales tras la cirugía, el robot Da Vinci®  muestra:

Sintomatología

3. Síndrome de atrapamiento del nervio pudendo (SANP)

La primera vez que se describió este padecimiento fue hace menos de cuarenta años, en 1987 por el Dr. Amarenco en un ciclista que refería dolor pélvico crónico que no conseguía alivio con analgésicos.

El síndrome de atrapamiento del nervio pudendo o SANP se caracteriza por:

A Ser altamente incapacitante (puede dificultar incluso actividades tan sencillas como caminar).

B Afecta tanto a mujeres como a hombres.

C Es más frecuente de lo que se cree pero sigue siendo subdiagnosticado.

D La media de tiempo que transcurre desde el inicio del dolor hasta un diagnóstico acertado es de cinco años.

¿Pero qué es el nervio pudendo?

Se origina en la región sacra de la columna vertebral por la unión de tres raíces nerviosas y tiene como principal función llevar y traer impulsos nerviosos al periné y los genitales.

La sensibilidad y la función motora del recto, la vejiga, el periné, la vagina y obviamente, el escroto y el pene en el hombre dependen de él. 

Por esta razón, si el nervio se comprime o atrapa entre dos estructuras (óseas o musculares) el dolor será referido en alguna de estas regiones y esto complica el tratamiento porque el médico piensa que el problema está en otro lugar.

Síntomas del SANP

El dolor suele estar presente en casi todos los pacientes con este padecimiento y puede ser referido como quemazón, ardor, picor, calambres, entumecimientos, etc. Y también su intensidad puede variar.

Pueden presentarse también problemas para evacuar, orinar e incluso, disfunciones sexuales como sensación de hormigueo en los genitales externos o pérdida de la sensibilidad.

Diagnóstico del SANP

Por tratarse de una estructura interna es algo complicado hacer un diagnóstico acertado a simple vista y la base de todo esto es una correcta anamnesis (es decir, la entrevista médica).

En esta anamnesis es importante indagar sobre los hábitos del paciente y así, recabar información sobre los orígenes del dolor y realizar una exploración física de la zona.

Con la exploración física el médico podrá evaluar la sensibilidad de la zona y si existen “puntos dolorosos” que puedan indicar el sitio del atrapamiento del nervio.

Tratamiento del SANP

La única manera de descomprimir un nervio atrapado como en este síndrome es realizar una liberación quirúrgica.

Esta cirugía tiene como objetivo llegar hasta el foco de compresión nerviosa para liberarlo de las estructuras adyacentes que lo mantienen presionado y las vías de abordaje dependerán en gran medida de la localización exacta del problema.

En el caso del SANP es posible acceder al sitio de compresión por vías transglútea (a través de los músculos glúteos), perineal (por el sitio ubicado entre el ano y los genitales) o isquiorrectal (cerca del recto y las tuberosidades del isquion). No obstante, estas técnicas convencionales son muy agresivas y tienden a lesionar muchas estructuras produciendo inflamación y dolor intenso, especialmente si algún músculo ha sido perforado.

Pero hoy, gracias a la cirugía robótica y el mejoramiento de las técnicas quirúrgicas ha permitido un abordaje a esta región del cuerpo desde la parte anterior, en el abdomen. Esto lo hace más directo, rápido, preciso y evidentemente, menos agresivo.

¿Qué puede hacer el robot Da Vinci® por el SANP?

Da vinci operacion 3 jpg

Dada la gran precisión del robot Da Vinci® con una mínima agresión a los tejidos, la liberación del nervio pudendo comprimido puede realizarse en minutos y garantizando una recuperación rápida, cómoda y sin apenas dolor.

También, se acarrean menos riesgos que en la cirugía convencional, como la lesión nerviosa o la posibilidad de adquirir una infección en esta zona. 

El alivio del dolor por la compresión del nervio es inmediato tras la cirugía y la instancia hospitalaria, muy corta (de 24 a 48 horas).

Da vinci operacion 3 jpg
andromedi tratamiento peyronie titulares 02

"Dada la gran precisión del robot Da Vinci® con una mínima agresión a los tejidos, la liberación del nervio pudendo comprimido puede realizarse en minutos y garantizando una recuperación rápida, cómoda y sin apenas dolor".

El robot Da Vinci®: de todas, la mejor opción

En las cirugías de cualquier nervio, la precisión es esencial para minimizar el riesgo de lesión o daño que puedan agravar aún más el cuadro clínico existente y en este caso, la cirugía robótica con el sistema Da Vinci® es la opción ideal para lograr la liberación del nervio. 

Su excelente calidad de visión y la increíble precisión de sus instrumentos quirúrgicos lo convierten en la mejor herramienta en la actualidad para tratar este problema médico de manera rápida, segura y eficiente.

Este tipo de procedimiento mínimamente invasivo se realiza utilizando un sistema robótico de vanguardia que es controlado por un cirujano experto en su manipulación. El paciente siempre está vigilado y los signos vitales, controlados.

Conocer la próstata para entender su problemática

La próstata es una glándula pequeña y circular del tamaño de una nuez pero altamente importante para la función reproductiva del hombre.

Esta glándula está justo por debajo de la vejiga urinaria (donde se va almacenando la orina desde los riñones hasta que llega el momento de orinar) y por delante del recto pero además, la próstata se ubica alrededor de la uretra.

Esta última particularidad morfológica de la glándula la hace tan especial, ya que cualquier aumento de tamaño (por un cáncer, una prostatitis o una hiperplasia benigna) afectará la función urinaria. De ahí, viene que muchos hombres con cáncer de próstata sin saberlo acuden al médico porque perciben que tienen que hacer mayor esfuerzo para orinar, sienten molestias o quedan goteando en los calzoncillos.

Ahora bien, ¿para qué sirve esta glándula?

La próstata es clave (junto a las glándulas seminales) en la producción de gran parte del líquido seminal que le permitirá a los espermatozoides vivir el tiempo suficiente fuera del cuerpo humano del varón para cumplir su misión: atravesar el canal vaginal, el útero y las trompas de Falopio hasta llegar al óvulo y fecundarlo, dentro del cuerpo de la mujer.

El líquido que se sintetiza en la próstata contiene sustancias nutritivas, protectoras, humectantes y anti-microbianas para cuidar de los espermatozoides liberados desde los testículos (un par de glándulas ubicadas debajo del pene y por dentro del escroto).

También, la próstata tiene otras dos funciones menos conocidas pero no menos importantes. Una de ella es que actúa como una especie de bomba que ayuda a expulsar el semen durante la eyaculación (al final del orgasmo masculino) y también sirve de válvula que promueve el flujo unidireccional del semen e impide que se retorne hacia la vejiga en vez del pene. Todo esto con un tamaño tan diminuto.

¿Por qué la cirugía robótica Da Vinci®?

 

Los beneficios de la cirugía robótica en hiperplasia benigna de próstata son derivados dos características especiales:

A Máximo precisión:

B Mínima agresividad:

Importancia de la precisión de una cirugía de próstata

 

La próstata es un órgano muy delicado, no solo por su pequeño tamaño sino además por su estrecha relación con otras estructuras.

La próstata es muy pequeña y se encuentra a lo interno de la pelvis masculina. Esto representa un gran desafío a los cirujanos y urólogos que la tratan y la operan por medio de intervenciones quirúrgicas como la prostatectomía.

Cualquier movimiento en falso puede lesionar directamente a la vejiga o la uretra (perforaciones accidentales, por ejemplo) o peor aún, cortar los finos nervios que discurren a los lados de la próstata.

Estos nervios son muy delgados y tienen como función inervar al pene. Si se lesionan pueden producir desde problemas leves como pérdida parcial de la sensibilidad del pene a los estímulos hasta serias dificultades para inducir y mantener erecciones.

Afortunadamente, estos incidentes quirúrgicos son poco frecuentes pero igual ocurren durante las cirugías convencionales. La diferencia es marcada actualmente por la aparición del robot Da Vinci X® que permite operar la próstata de manera mucho más segura.

Los movimientos son más delicados y mejor medidos, lo que asegura mayor precisión y confianza del cirujano a la hora de operar una próstata (como un ejemplo de múltiples aplicaciones).

Escoja día y hora para su cita con el urólogo en alguna de nuestras clínicas

Características técnicas

4. Conociendo más a fondo el Robot Da Vinci®

El sistema robótico Da Vinci® fue diseñado originalmente en la “meca de la tecnologías” en la actualidad: Silicon Valley (EEUU) a partir de patentes militares por la empresa californiana Intuitive Surgical Inc en 1999. Y desde este avance, la cirugía robótica se ha extendido a lo largo del mundo gracias a los excelentes resultados que ha dejado y tal pareciera que es el futuro de las intervenciones quirúrgicas.

El primero de todos estos sistemas fue desarrollado por esta misma empresa incorporando tecnología diseñada por ingenieros de la NASA y en ese primer momento recibió el nombre de “Da Vinci” gracias a la increíble exactitud y firmeza con la que se podían ejecutar movimientos complejos con fines terapéuticos y también, en honor a una máquina automática que este artista y científico ideó en la edad media.

Ya en el año 2000, el robot Da Vinci® se convirtió en el primer sistema robótico operado por cirujanos que fue certificado por la FDA (la principal agencia sanitaria de USA) con fines quirúrgicos para intervenciones de cirugía general, torácica, cardiaca, vascular, ginecológica y otorrinolaringológica y desde ese entonces, el sistema no ha dejado de perfeccionarse y optimizarse, así como encontrar nuevos objetivos terapéuticos como en la patología de la glándula prostática.

Hoy, el sistema robótico Da Vinci® es la cuarta generación (se conoce técnicamente como Da Vinci Xi®) y ya existen más de 5,500 sistemas instalados alrededor del mundo, de los cuales, 3,000 están en los Estados Unidos y casi 1,000 en Europa. 

Otra característica importante de este sistema es que está catalogado dentro de las cirugías o procedimientos médicos mínimamente invasivos (CMI) con los que es posible realizar las mismas cirugías que se realizaban con la modalidad “abierta” o convencional pero sin necesidad de grandes incisiones, solo a través de pequeños orificios de menos de un centímetro.

Calidad quirúrgica

 

Las plataformas robóticas del sistema Da Vinci®  tienen como objetivo lograr la máxima calidad quirúrgica con excelentes niveles de seguridad, ya que sus componentes han sido desarrollados minuciosamente bajo los mayores estándares de confiabilidad y precisión.

Visión

Con un aumento de x12 que permite una visión más fina durante la cirugía.

3D, con mayor precisión que la tecnología 2D.

Fija, con la que se evita el temblor de las manos y se garantiza mayor estabilidad. El cirujano tiende a fatigarse menos y a tener un mejor rendimiento con los movimientos de la mano.

Autonomía, donde el propio cirujano es el que dirige la cámara y no el asistente (como sucede en la cirugía laparoscópica). 

Tecnología

Con selladores de vasos para minimizar el sangrado (cierra de manera automática los vasos sanguíneos que pudieran sangrar y por ende, la pérdida de sangre es mínima respecto a otros procedimientos).

Con inmunofluorescencia para poner en evidencia los vasos sanguíneos y linfáticos de la zona.

Con suturas mecánicas para el rápido y preciso cierre de las estructuras que han sido diseccionadas.

Instrumentos

Instrumentación de tamaño reducido, para la microcirugía.

Movimiento de 360° sobre 7 ejes (mayor que la mano humana, que tiene solo dos ejes).

Longitud adaptable, con la que es posible acceder incluso a las estructuras anatómicas más escondidas.

Ergonomía

El cirujano puede operar al paciente de manera cómoda y sentado frente a una consola.

Reducción significativa del cansancio en cirugías de larga duración.

Aumento del nivel de confort y de concentración para el cirujano.

Con la visión ultrafina del robot Da Vinci®, el cirujano puede tener un mejor campo de visión, incluso de las estructuras más pequeñas o diminutas como los vasos sanguíneos o los nervios.

Excelencia e Innovación

5. ¿Qué ofrecemos y por qué tantos pacientes confían en nosotros?

En nuestra clínica sabemos que la excelencia está en la innovación y por eso traemos el mejor método para realizar intervenciones quirúrgicas de calidad: el sistema robótico de cirugía Da Vinci X®.

Este sistema es seguro, rápido y eficiente, con mínimas probabilidades de riesgos y complicaciones operatorias.

Además de esto, contamos con el mejor personal sanitario. Los cirujanos con mejor trayectoria y especialmente capacitados en la manipulación de este robot.

Si requieres este tipo de intervención, acércate a nuestra clínica para una evaluación y recibirás una atención personalizada y adaptada a tus necesidades. Contáctanos.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

0
Would love your thoughts, please comment.x