medicina sexual

Fimósis

La fimósis no debe influir en el tamaño del pene.

Fimosis

-Entonces Doctor Natalio Cruz, ¿El prepucio que tiene que ver con el sexo en plenitud?

-Bueno, esto es  bastante controvertido, hay una frase que me gusta que es, el prepucio tiene su valor ¿no? yo creo que tenemos que darle el valor que tiene, y tenemos que tratarlo pues cuando cuando éste está dando problemas. El prepucio es esa parte de la piel del pene que recubre el glande, que digamos, está por delante y que tiene dos partes, dos caras, una cara interna que es una mucosa realmente, muy muy finita que produce alguna secreción e incluso permite que esté húmedo el glande, y luego una parte externa, que está queratinizada, que  es como la piel, un poquito más dura, que protege de alguna manera este glande también en este sentido. El hecho de quitar el prepucio que es la circuncisión, la intervención de fimosis.

– Sí, lo y lo que viene siendo la fimosis.

– Efectivamente. Esta intervención que en algunos países está muy extendida pues ha hecho llegar a la a veces a que se cuestione si eso es mejor es peor para el sexo, hay muchos mitos como, como en todo lo que rodea el sexo hay muchos mitos. Y se habla de que hay algunos señores que piensan que al quitar el prepucio están mejor, y otros que piensan que están peor. Hay, bueno pues esos, diferentes opiniones, incluso desde el punto de vista médico, muchos autores distintos también discrepan en cuanto a si tener prepucio es mejor o es peor para el sexo.

-Pues depende cómo lo tengas, si lo tienes, si aprisiona demasiado el glande, me imagino que me creará alguna situación molesta ¿no?

-Sí, efectivamente cuando da problemas lo mejor es quitarlo, eso está claro, y se experimenta una gran mejoría en las relaciones sexuales. Es la indicación fundamental cuando está dando algo está estrecho que no baja suficientemente que no deja salir el glande, bueno eso hay que operarlo y realmente con eso vamos a solucionar el problema y va a mejorar mucho las relaciones sexuales.

Fimosis

Parafimosis

-Bueno, hay tratamientos aparte del  quirúrgico pero, es decir, por ir más a las indicaciones médicas absolutas ¿hay edades para practicar fimosis?

-Sí, el niño sale normalmente con el glande cubierto, las madres suelen preocuparse mucho nada más nacer el niño de mirarle como está, bueno, en príncipe hay que decir, que no hay que mirar esto con obsesión porque el primer año casi siempre en todos los niños está cubierto, a partir de las 8 / 16 semanas, cuando está empezando a formarse  dentro del útero, y luego será a partir ya de los tres años, cuando prácticamente el 90% de los niños deberían tenerlo bajado o que permita bajarse. Y por tanto, no es hasta después de los cuatro años cuando habría que plantearse una intervención. ¿Y cuándo se opera el niño? Pues cuando hay infecciones, básicamente, cuando le dificulta para orinar. En el adulto es cuando da problemas sexuales, cuando no puede ver.

-Evita el deslizamiento.

– Efectivamente, cuando evita ese que pase, que se puede retraer hacia atrás, el prepucio tiene que ser retráctil, debe dejar salir al glande completamente.

-¿El deslizamiento es importante durante las relaciones sexuales? ¿Puede reducir los efectos de la sequedad vaginal?

-Sí, hay dos factores que afectan al sexo desde el punto de vista del prepucio, primero en la sensibilidad, la sensibilidad del prepucio ha sido bastante discutida, pero sí que hay un montón de terminaciones nerviosas que recogen la sensibilidad dentro del prepucio, por tanto perder el prepucio significará perder un poquito de sensibilidad y además dejaremos al aire al aire al glande. El otro gran factor es el deslizamiento, esto fue una teoría propuesta en 1980, que le daba valor al hecho de que el pene cuando se introduce dentro de la vagina, tiene un frotamiento en la parte más distal, es decir, la parte más alta de la vagina, que es del glande, y un deslizamiento sobre sí mismo, sobre la piel sin del prepucio en la parte más externa de la vagina que es la parte que está menos lubricada, la parte más interna tenía más lubricación y con él rozamiento del glande sería suficiente, y, bueno, se habla de que al perder ese mecanismo de fricción de deslizamiento, pues podría dar alguna molestia añadida a la mujer.

– Dejar el glande al descubierto lo que Pedro Javier llama  la “plazoleta” eso en principio no comportaría ningún tipo de perjuicio.

– No, no tiene, no deja, no hay perjuicio, en el sentido físico, realmente el tenerlo es más higiénico, pero solamente hay que hacerlo cuando ese prepucio está dando problemas, no se debe quitar de forma masiva, y eso, ha habido una recomendación por parte de la Organización Mundial de la Salud, que los programas de circuncisión masiva no están justificados en un país civilizado, y no se deben hacer a menos que sean necesario porque de algún tipo de problema.

– Oye, la relación con él con el VIH, con el HPV ,y la circuncisión ¿Cuál es?

– A partir de 1980, se pusieron en marcha una serie de estudios, y básicamente eso fueron unos 30 estudios aproximadamente y 3 ensayos clínicos grandes el randomizados en Sudáfrica, porque estaban viendo que los pacientes que tenían, eran circuncidados,  tenían menos probabilidad de contraer la infección por el VIH, por ser contagiados, es decir, que estos hombres cuando perdían el prepucio, tenían menos contagio de VIH, entonces se hizo estos estudios de ensayos clínicos que decíamos de forma randomizada, es decir, que se miran a unos se le hace a la circuncisión y a otro no, y luego veían qué incidencia había en ambas poblaciones. Bueno pues estos estudios fueron tan eficaces, que tuvieron que suspenderlos a la vida, porque se vieron que era prácticamente pues el 50 % de los que estaban recibiendo la circuncisión no se contagiaban. Y es que parece que hay una mayor susceptibilidad a la infección de VIH en la parte esta de la mucosa que decímos anteriormente que tiene el prepucio, es decir,  la parte interna es como más sensible, hay unas células, células dendríticas que son más sensibles a contraer infección por VIH. Evidentemente esto no quiere decir que no se deba utilizar preservativo y que proteja absolutamente de todas infecciones de transmisión sexual, pero sí que a gran escala haciendo circuncisión, a gran escala en estos países en desarrollo donde es muy prevalente el VIH, al menos en los hombres, los hombres y estaba un poquito más protegidos. Curiosamente las mujeres no estaban protegidas frente a eso.

– ¿Y el HPV?

– El HPV es otra historia, el virus del papiloma humano, que lo que hace es producir unas verruguitas, que son muy prevalentes, está muy extendido en la sociedad, y que hoy día con tanta promiscuidad, con tanta relación sexual diferente, por realmente está en auge, se asienta fundamentalmente en la zona esta de la mucosa del prepucio. Hay pacientes que tienen tal cantidad de verruguitas, que el hecho de hacerse la circuncisión, hombre mejora bastante, porque quita bastante probabilidad de seguir contagiando y quita todas esas verruguitas.

Verrugas por VPH

– Hay una pregunta que hace Yolanda. ¿Si a un niño de 10 años no se le infecta, ni le molesta al orinar, aunque no le salga el glande completamente no hay que operar?

– La intervención de la circuncisión tiene complicaciones, no son muchas, son aproximadamente, en un niño, pueden estar en torno al 2-3 % de complicaciones en la intervención, y yo en estos casos lo que les recomendaría es esperar, es decir, hacerse el tratamiento médico con corticoides, que yo recomendaría que se acercara a su pediatra porque se lo va a poder prescribir, y esto se va a poner un par de aplicaciones diarias durante unos 20 o 30 días y posiblemente termine de salir del todo. En caso de que no salga, en los niños no olvidemos que necesitarán una anestesia general para hacer esta intervención.

– ¿Sì?

– Una anestesia, que posiblemente es exagerada para una patología pues tan benigna ¿no?, yo esperaría que el niño sea un poquito mayor, que con una anestesia local sea suficiente, y en el caso ya de que de verdad al no retraer le, pues pensamos que va a haber problemas sexuales.

– Querido doctor, te voy hacer una pregunta que me ha formulado un oyente muy interesante ¿La información sexual en internet dice que a una niña se ha sentido aterrada porque ha leído en internet, una señora ha tenido 500 orgasmos, entonces la niña pensaba que le podía ocurrir ese tipo de priapismo femenino. Tú qué opinas de el control de esto?

– ¿A lo largo de la vida?

– No, a lo largo de la vida no, no, rápidamente, es decir, compulsivamente.

Hay una patología, bueno hay una patología descrita ya por la Organización Mundial de la Salud en el DSM4 y posiblemente en el DSM5 que está a punto de salir, se describe la excitación permanente, la permanente excitación por parte de las mujeres. Son mujeres que tienen una una continuidad en los orgasmos de tal manera que se hacer socialmente intolerables, son señoras que están permanentemente teniendo, es una patología y bueno no son muchos los casos que hay descritos, pero sí que está tratado. Tuve la ocasión de asistir en un par de señoras de este en el instituto de Boston, instituto de medicina sexual de Boston cuando estuve por allá, y la verdad es que son bastante llamativos ¿no? porque uno piensa que el orgasmo, que algo muy bueno pues bueno, es bueno tener varios ¿no? multiorgásmico parece que siempre es positivo, y hay mujeres que no que sufren con esto porque no pueden ni salir, porque el más mínimo roce estímulo en el área.

– ¿Quién cura eso?

– Tiene tratamiento, difícil, tiene el tratamiento difícil y tiene tratamientos sobre todo en mano de sexólogos, y también con unos tratamientos hormonales que se utilizan, pero sí que decir que llama mucho la atención la información que se vierte en internet.

– Claro, una niña puede ser traumatizada.

– Efectivamente, el problema ahí no está en la patología que existe sino, en cómo se vierte esta información en internet, de forma que el que la consume posiblemente no está preparado ¿no? para asumirlo.

– Hay una pregunta de José ¿El hacerse la circuncisión necesariamente aumenta el tamaño del pene?

– No, no, no, no aumenta ni disminuye el tamaño del pene, la circuncisión lo que quitas es ese excedente, digamos de piel, ese esa piel que que digamos envuelve el glande, y además hay que hacerla tal y como se recomienda actualmente de la forma más económica posible, es decir, perdiendo lo mínimo de piel, porque a veces ocurre que se han quitado un exceso de piel, y antes, al contrario que aumentar el pene, lo que ocurre es que se pierde, porque se queda enterrado, se va perdiendo piel y vas diciendo, a lo que le llamamos nosotros escrotalizar el pene, porque va subiendo el escroto y va disminuyendo la cantidad de piel que tenemos libre de pelo, en  algunas veces lo hemos visto cuando pacientes a los cuales se le ha sometido una circuncisión, por lo que sea después teniendo el problema si se le ha vuelto a hacer otra, entonces cada vez, en cada intervención más perdiendo un poquito de piel. No aumenta el tamaño del pene por operarse de fimosis, y lo que sí que puede ocurrir es que se entierre, si esa intervención no se hace de forma económica.

Cirugía de fimosis

– Doctor Natalio Cruz, la semana que viene le es pero otra vez por aquí.

– Muy bien, este fin de semana tendremos, vamos a asistir al Congreso Mundial de Sexología, la verdad es que cada vez hay más eventos hablando de sexo, ahí en Caixaforum en Barcelona, habrá también se hablará de sexualidad femenina, el proyecto climas y este fin de semana como decíamos tenemos el mundial de sexología, un evento importante que ha sido atraído a España por por el instituto andaluz de sexología y psicología, la federación española de sexología, y va a ser la verdad es que muy interesante.

– Bueno, nos lo contara la semana  que viene.  Me alegro de saludarte Natalio.

– Buenos días a todos y buen sexo

Hide

Hide

¿Cómo sé si yo o mi hijo padecemos fimosis?

Si tienes un hijo varón de unos dos o tres años de edad (quizás tenga unos años más o unos años menos) y percibes que siente molestias al orinar, tiene inflamado el área del glande o hay dificultad para retraer el prepucio, puede que tu hijo padezca de fimosis. Estos síntomas pueden hacerse visibles aún en la etapa de adolescencia.

O bien, eres tú el que presenta problemas a la hora de tener relaciones sexuales (sientes dolor durante el coito), sufres de recurrentes infecciones urinarias o simplemente te cuesta descubrir la cabeza del pene, eres uno los pocos casos de fimosis que persisten en la edad adulta.

Ante cualquier caso, lo idóneo es recurrir a un médico especialista, acorde a la edad (un pediatra para tu hijo o un urólogo/andrólogo para ti).

¿La fimosis afecta la fertilidad?

Puedes estar tranquilo por el futuro de tu bebé, que no existe una asociación directa entre la presencia de fimosis y problemas de fertilidad; en teoría, un problema de los genitales externos masculinos (fimosis) no debería producir merma en el proceso de espermatogénesis (en el que se producen los espermatozoides), dentro de los testículos.

No obstante, de forma muy indirecta, una fimosis de tipo absoluta podría dificultar de alguna u otra manera una normal eyaculación, y por ende, una eventual fertilización.

¿Hay alguna edad idónea para realizarla?
  Hasta ahora, los especialistas mantienen el consenso de que, las intervenciones quirúrgicas y los tratamientos no quirúrgicos destinados a reducir o eliminar los problemas de fimosis, tienen una mayor tasa de éxito en pacientes pediátricos. Asimismo, el paso de los años (por ejemplo, en una fimosis persistente en la vida adulta) podría agravar la fusión del prepucio con el glande, dificultando el tratamiento. Es importante  para que el tratamiento sea oportuno y tenga mayor nivel de efectividad.
¿La fimosis afecta el tamaño del pene?

Tampoco existe una relación directa entre el tamaño del pene y la presencia de fimosis, sin embargo, poseer un prepucio corto, poco retraíble o muy estrecho, podría disminuir un par de centímetros de longitud.

Sucede con frecuencia que, luego de intervenciones quirúrgicas de fimosis (o con el uso con esteroides tópicos), el pene puede presentar un ligero y aparente aumento de tamaño.

Aunque extremadamente raros, también nos han llegado casos opuesto a nuestra consulta de Sevilla: que tras una operación el pene se acorte en algún centímetro y la tirantez existente en la erección evidencie que los puntos de sutura se han practicado en un lugar erróneo (poco natural) que debe ser corregido mediante faloplastia (principalmente mediante pequeños injertos que rebajen la tensión en los tejidos). Este tipo de casos ya son más cercano a la negligencia médica, y como decimos es muy poco usual.

¿Cuánto tiempo dura el postoperatorio y cuándo se puede hacer vida normal?

El periodo de recuperación de una circuncisión (y del resto de intervenciones quirúrgicas para tratar la fimosis) suele ser, cuando mucho, unos 10 días. Esto es, el tiempo que tarda la herida en sanar y absorber (caerse) los puntos de sutura.

En ese periodo de tiempo, lo recomendable es no realizar actividades físicas intensas (como salir a correr o montar en bicicleta) ni tener relaciones sexuales con penetración para prevenir que la herida se abra nuevamente y debas repetir el proceso (sin contar que sería muy doloroso).

¿Se pueden tener relaciones sexuales teniendo fimosis?

Puedes tener relaciones sexuales con penetración siempre y cuando conozcas bien tu cuerpo y los límites a los que puedes llegar, de lo contrario, podrías lesionarte el prepucio o el mismo glande.

Muchos hombres con fimosis no tratadas tienen una vida sexual activa sin problemas. Una adecuada lubricación es indispensable a la hora de una relación sexual, y puede que aún más en este caso.

¿Es lo mismo la fimosis que el frenillo corto?

No, el frenillo corto (también conocido como frenillo breve) es una condición que se produce cuando el frenillo, una banda de tejido que conecta la porción ventral del prepucio con el glande, tiene una longitud corta o es poco elástico y por esa razón, es difícil retraer el prepucio.

En muchos casos, el frenillo corto puede ir acompañado de fimosis agravando a este último. El tratamiento más utilizado corresponde a una intervención quirúrgica: la hendidura ventral o subincisión.

¿Se recomienda realizar circuncisión por balanitis o balanopostisis?

La balanitis (inflamación del glande) y la balanopostisis (inflamación del glande y el prepucio) son afecciones que en la mayoría de los casos tienen causas infecciosas, es decir, producidas por hongos o bacterias. Estas enfermedades inflamatorias del glande (y del prepucio) también pueden originarse en traumatismos o lesiones.
Por ende, el tratamiento suele corresponder a antibióticos en pomada/crema u orales.

Una circuncisión (extirpación quirúrgica del prepucio) por tanto no tendría efectos relevantes en tratamiento de una balanitis o una balanopostisis causadas por infecciones. A menos de que esta cirugía pueda reducir la compresión de estas estructuras anatómicas producidas por un prepucio estrecho, propio de los casos más crónicos de estas enfermedades.

¿Por qué realizarlo en un centro médico privado en lugar de en la seguridad social?

Las ventajas de realizar este tipo de intervenciones quirúrgicas en centros médicos privados en contraposición a los centros de salud de la sanidad pública, son los cortos tiempos para llevar llevar a cabo el tratamiento (alrededor de 24/48 horas, mientras que en los de la Seguridad Social podrían pasar semanas o meses antes de comenzar) y la calidad del tratamiento, no sólo desde el punto de vista médico, sino también desde el punto de vista estético, sobre todo en casos en los que haya que recurrir a la cirugía.

Asimismo, en un centro médico privado podrán brindarte una atención más personalizada, confidencial y adaptada tus necesidades.

¿Tiene ventajas una circuncisión parcial frente a una total? ¿Cuándo se indica cada una de ellas?

Una circuncisión es parcial cuando en esta no se corta de manera total el prepucio, dejando una pequeña porción recubriendo al glande, o bien, hablamos de que es total cuando se retira todo el prepucio, dejando al glande completamente expuesto.

Sin embargo, se considera que la circuncisión total es mejor con respecto a la parcial ya que existe menor riesgo de desarrollar un anillo fibrótico con el tiempo alrededor del glande.

Sea cual fuere el caso, existen criterios clínicos y estéticos destinados a elegir la mejor opción de forma individualizada, pues cada caso es particular y hemos de tratarlo en consulta con la profundidad y el detenimiento que merecen.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

0
Would love your thoughts, please comment.x