Hide

Hide

¿Cuantos centímetros suelen ganarse de grosor con el engrosamiento de pene?
Depende de cada paciente, de sus condiciones particulares y hasta donde pueda llegar el cirujano, pero hablando en un rango donde la técnica no suponga un riesgo elevado, hablamos de entre 1 y 2 cm de diámetro a lo sumo. Ir más allá de estas cifras dispara el riesgo.
He oído que con esta intervención el grosor que se gana es en estado de flacidez ¿Es esto cierto?

No se puede decir que no se note absolutamente nada en erección, pero sí podemos afirmar que donde realmente se nota es en estado de reposo. Hay que pensar que si la erección del paciente es de un tamaño mediano o grande, una vez el pene gane longitud la grasa transferida se reparte de forma uniforme. Por tanto, aquellas personas que lo que buscan es una erección más gruesa.

¿Qué hay del glande? ¿Puede engrosarse también esta zona del pene?

Si ya las técnicas de engrosamiento de pene hay que tratarlas de forma cautelosa y siempre acudiendo a Centros que tengan mucha experiencia, las técnicas de engrosamiento de glande en cambio las desaconsejamos totalmente. Se fundamentan en la inoculación controlada de material sintético en el glande, lo cual puede derivar en multitud de problemas. Efectivamente se aumenta el volumen del glande, pero rara vez desemboca en un resultado estético natural y satisfactorio. Como contra-indicación añadida, insensibiliza las terminaciones nerviosas de esta zona tan importante del pene.

Me he sometido a una intervención para aumentar el grueso de mi pene y no he quedado contento ¿Qué puedo hacer?

No hay una respuesta simple y general, puesto que cada caso es un mundo y en una intervención de este tipo mal ejecutada pueden generarse multitud de problemas únicos y especiales. Lo ideal sería acudir a un centro especializado en faloplastia de re-construcción como es nuestro caso y revisar a fondo cuales han sido los errores de planificación o ejecución para valorar si pueden ser retocados y mejorados (algo muy raro, la verdad) o si como de costumbre optamos por volver (por salud y seguridad) al estado previo al quirófano.