Hide

Hide

¿Cuáles son los riesgos y posibles complicaciones?
Dado a que se usan métodos laparoscópicos mínimamente invasivos, los riesgos y la probabilidad de complicaciones post intervención son muy pequeños. No obstante, dentro de las complicaciones que pudieran darse se encuentran:
  • Sangre en la orina (hematuria).
  • Infecciones, especialmente de tracto urinario (ITU).
  • Dolor post quirúrgico, que se trata con analgésicos.
  • Hematomas en los sitios cercanos a los orificios de la laparoscopia.
Según la Asociación Europea de Urología, se calcula que casi el 9 por ciento de los hombres sometidos a esta intervención desarrollan incontinencia urinaria debido a que es probable que durante la extracción de la próstata se corten algunos haces nerviosos que controlan el músculo esfínter de la vejiga, que se relaja durante la micción. Es difícil predecir cuánta probabilidad existe de producir incontinencia urinaria antes de la intervención quirúrgica.
¿Podría desarrollarse disfunción eréctil por una cirugía de este tipo?
La disfunción eréctil (DE) representa el riesgo más importante y con mayor prevalencia que se corre al realizar una prostatectomía radical, sea cual fuere su modalidad quirúrgica. Evidentemente, los médicos guardan mucho cuidado al realizar la extirpación de la próstata y de dejar intactos el conjunto de nervios que inervan al pene y las estructuras genitales. Sin embargo, la anatomía indica que existe una estrecha relación entre la glándula y estos nervios, por lo que al extraerlo también se lleva consigo algo de nervios, disminuyendo la sensibilidad de la zona y la respuesta eréctil de los cuerpos cavernosos. No obstante, no todo está perdido. Si ocurre impotencia sexual masculina, disfunción eréctil o erecciones débiles pueden recurrirse a otros métodos terapéuticos para mantener la vida sexual activa de los pacientes. Estos métodos terapéuticos incluyen:
  • Fármacos inhibidores de la fosfodiesterasa 5, mejor conocidos como retardantes del tipo sildenafilo, taladafilo o vardenafilo. Generalmente vía oral, en comprimidos.
  • Inyecciones intracavernosas de fármacos vasodilatadores, con excelentes resultados a corto y mediano plazo.
  • Bombas de succión o al vacío.
  • Implantes de pene.
La Asociación Europea de Urología habla de 40,9 por ciento de riesgo de desarrollar DE posterior a una intervención de prostatectomía radical.
¿Es necesario usar sonda vesical para orinar después de la intervención? ¿Por cuánto tiempo debe estar colocada?

Sí, es necesario usar catéter o sonda vesical durante algún tiempo posterior a la cirugía de prostatectomía radical debido a que se requiere dar oportunidad a los tejidos uretrales a que se reconecten y cicatricen. Generalmente se requieren entre dos y tres semanas con sonda.

¿Se pueden tener relaciones sexuales después de la cirugía de próstata con laparoscopia?

Los médicos recomiendan abstinencia sexual absoluta durante un mes después de una intervención de este tipo. Esta abstinencia incluye relaciones sexuales con penetración, masturbación y eyaculación (la eyaculación podría ser dolorosa o con algo de sangre).