Medicina Sexual, Fertilidad, Urología y Andrología en Sevilla.

Epididimitis, orquitis y orquiepididimitis

1 – ¿En qué se diferencian la epididimitis, la orquitis y la orquiepididimitis?

La inflamación del epidídimo se denomina epididimitis, la inflamación del testículo se llama orquitis y cuando suceden ambos a la vez, se le llama orquiepididimitis. El epidídimo es donde maduran los espermatozoides. Está situado en la parte superior y posterior de cada testículo, siendo un conducto largo y plegado muchas veces sobre sí mismo.

Es una enfermedad que puede aparecer tanto en niños pequeños como en adolescentes o adultos, por lo que en esta página trataremos de aglutinar todas estas posibilidades.

Hay que tener en cuenta que la orquiepididimitis puede ser el resultado reactivo de una torsión testicular temprana (sobre todo en bebés) y podrían confundirse con ella en algunos casos, pero presentan algunas diferencias claras que diferencian ambas condiciones médicas:

  • – El dolor testicular en la epididimitis es de aparición lenta, progresiva y no es muy intenso, a diferencia de la torsión.
  • – El dolor se tolera mejor y no incapacita tanto al niño.
  • – Suele ser unilateral, cursar con fiebre o febrícula y, en ocasiones, disuria.

Los síntomas de la epididimitis son muy similares a cualquier otra inflamación infecciosa, pero, por supuesto, localizada en la zona escrotal.

  • – Testículo inflamado, presentando aumento de la temperatura y enrojecido.
  • – Dolor y sensibilidad al tacto del escroto, o en la zona del pubis.
  • – Sensación de dolor o escozor al orinar.
  • – Secreción del pene, o incluso sangre en el eyaculado.
  • – Si la infección es muy avanzada, podría presentarse fiebre, aunque no es común.

Epidimitis infantil

En pediatría, la incidencia de estas condiciones inflamatorias en España es de aproximadamente 1 o 2 de cada 1.000 varones al año, y es frecuente su diagnóstico como causa de escroto agudo.

2 – ¿Qué factores predisponen a sufrir epididimitis u orquitis?

Hablando de pacientes recién nacidos, los factores que predisponen a esta dolencia son:

  • – Historia de manipulación uretral.
  • – Cirugía urológica reciente.
  • – Trastornos neurológicos o funcionales de la vejiga o el esfínter (vesicoesfinterianos).
  • – Malformaciones anorrectales.
  • – Malformaciones genitourinarias (sobre todo uréter ectópico y utrículo prostático, infección urinaria, estenosis uretral).

Hablando de pacientes adultos, los factores de riesgo son bien diferentes:

  • – Infecciones de transmisión sexual. La gonorrea y la clamidia son las causas más frecuentes de epididimitis en hombres jóvenes activos sexualmente.
  • – Otras infecciones. Las bacterias de una infección de las vías urinarias o la próstata pueden propagarse desde la zona infectada al epidídimo. Además, las infecciones virales, como la que provoca el virus de las paperas, pueden provocar epididimitis.
  • – Orina en el epidídimo (epididimitis química). Este trastorno aparece cuando la orina se retrae hacia el epidídimo, y se da posiblemente por haber levantado cosas pesadas o por haber hecho demasiado esfuerzo.
  • – Traumatismo. Una lesión de ingle puede causar epididimitis.
  • – Tuberculosis. En raras ocasiones, la infección de tuberculosis causa epididimitis.
  • – Antecedentes de infecciones de próstata o de las vías urinarias.
  • – Antecedentes de procedimientos médicos que afectan las vías urinarias, como la inserción de una sonda urinaria o de un endoscopio en el pene.
  • – Anomalía anatómica en las vías urinarias.
  • – Agrandamiento de próstata, que aumenta el riesgo de infecciones de vejiga y epididimitis.

3 – Diagnóstico y tratamiento

Exploración física La mayor diferencia entre la orquitis o la orquiepididimitis con la torsión testicular es que cuando aparece el dolor se suele encontrar ya un aumento de volumen, edema, calor e hiperemia escrotal. La posición del testículo es la habitual en la bolsa, no asciende ni se horizontaliza. El teste y el epidídimo se palpan aumentados de tamaño y dolorosos. Si la afectación es sólo del epidídimo, se puede palpar éste aumentado de tamaño y con dolor selectivo junto a un teste normal y menos doloroso. El pequeño puede presentar hidrocele reaccional y el escroto contralateral puede estar algo edematoso pero con teste normal.

Exploraciones complementarias El diagnóstico es fundamentalmente clínico. La ecografía Doppler color de alta resolución mostrará buen flujo sanguíneo, a diferencia de la torsión y puede descartar que un bultito en la exploración física pueda resultar un quiste.

Tratamiento Sólo será hospitalario si es neonatal, si hay gran afectación general o miccional o si existen factores predisponentes mencionados. En caso contrario el bebé puede reposar en casa, siempre bajo supervisión médica por supuesto. Consiste en antibióticos de amplio espectro si el uroanálisis o el urocultivo son positivos, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), analgésicos y reposo.

4 – Pronóstico, y complicaciones posibles tras el tratamiento

Normalmente el periodo de tratamiento no debería superar el mes de duración, si persisten los problemas tras este plazo, habría que valorar con el urólogo la situación detenidamente. Las molestias pueden ser leves durante algunas semanas después de cesar el tratamiento, pero suelen desaparecer.

El pronóstico es mejor cuanto más precoz sean el diagnóstico y el tratamiento. Aunque no es lo habitual, siempre existe la posibilidad de atrofia testicular y de recurrencia, lo que es recomendable advertir a los padres desde el inicio. Puede haber un absceso escrotal que requiera exploración quirúrgica.

5 – Preguntas frecuentes en nuestra consulta de Sevilla

¿Esta enfermedad puede dejar secuelas a la fertilidad o a la reproducción?
Si. Si la infección es prolongada y no recibe tratamiento adecuado los daños a nivel reproductivo podrían aparecer. También podría dejar secuelas en cuanto al tamaño, forma o aspecto del testículo debido a un desarrollo anómalo o a una falta de riego sanguíneo prolongado.

¿Qué es la Epididimitis crónica? ¿En qué se diferencia de la común?
Mientras que la epididimitis común (al igual que la orquitis o la orquiepididimitis) suele tener un pronóstico favorable pues el paciente responde favorablemente a los antibióticos suministrados, entendemos por epididimitis crónica aquella que vuelve a aparecer una y otra vez, o que su duración es prolongada. Estos casos (más frecuente en adultos) son más sensibles y deben tratarse de forma más profunda para encontrar las causas a esta recidiva y combatirlos en otro plano diferente.

¿Se puede mantener relaciones sexuales o eyacular mientras se mantiene la infección?
En una fase más aguda de la infección, muy probablemente usted no presente una erección o un deseo sexual plenos debido al dolor y al malestar. Una vez comience el tratamiento y la inflamación y las molestias vayan desapareciendo puede retomarse la masturbación o las relaciones sexuales siempre con precaución y cuidado. Existen algunas posturas sexuales más adecuadas que otras puesto que minimizan la fricción en la zona escrotal, No tema o se avergüence en consultar nunca con su urólogo, estamos de su parte.

El Dr. Pedro Lopez Pereira reputado urólogo que ha tratado en su larga experiencia a cientos de niños en el Hospital de La Paz de la Comunidad de Madrid, es el titular de nuestra Unidad Pediátrica y la persona que realiza todas las intervenciones y el seguimiento de los resultados.

Dr. Natalio CruzJefe del servicio de Andrología
El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

Página actualizada el

¿Quieres preguntar o comentar algo sobre tu caso?

Puedes dejarnos un comentario o escribirnos por privado a info@andromedi.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright 2019 Andromedi